Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

  •  BEATRIZ ESCUDERO, presidenta de Vitartis (Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León)

 

 

Vitartis representa al 47% del sector alimentario de Castilla y León, concentra a más de 11.200 profesionales y la suma de la facturación de las empresas que le representan asciende a más de 3.800 millones de euros. Hablamos con su presidenta, Beatriz Escudero, para conocer la situación de las principales compañías alimentarias de Castilla y León ante la crisis del coronavirus.

 

- ¿Cómo estáis desarrollando vuestro día a día?

En nuestra empresa no tenemos problemas porque hace varios años hicimos la trasformación digital de la compañía. Todo el personal que puede hacer teletrabajo lo está desarrollando.

 

- Uno de los ejes de Vitartis es la colaboración. ¿Está sirviendo la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León para fortalecer esos vínculos?

Sí. De forma habitual la colaboración entre empresas forma parte de Vitartis y ante esta situación de crisis los vínculos se hacen más fuertes. Nos ayudamos todos; compartimos la información que nos llega y las ideas que surgen para mejorar. En estos momentos es cuando te das cuenta del orgullo que supone formar parte de una asociación como ésta.

 

- ¿Cómo es la salud de la industria alimentaria de Castilla y León en esta crisis del Covid-19?

Nuestra principal preocupación es la salud, y no sólo de la industria. Estamos salvaguardando la salud de las personas que trabajan en la industria más que nunca para preservar la de nuestros clientes. Si habitualmente la salud es importante en la sociedad alimentaria en este momento lo es todavía más.

 

- ¿Cuál es el protocolo de actuación que están siguiendo las empresas para evitar los contagios durante la producción alimentaria?

Se han establecido planes de contingencia para asegurar la continuidad de la producción con seguridad. Se han adoptado medidas de higiene más severas, establecido turnos de trabajo para garantizar el distanciamiento entre personas y también se ha fomentado el teletrabajo en los casos en los que sea viable.

 

- ¿Cuál es el mayor conflicto al que se enfrentan las empresas ante las medidas adoptadas por el estado de alarma?

Uno de los problemas que más afectan es el transporte y la movilidad. Por ejemplo, hay casos en los que varias personas de un mismo núcleo rural trabajan en la misma empresa y no tienen cómo desplazarse porque solamente disponen de un vehículo. Hemos conseguido solucionarlo con el alquiler de coches y la posibilidad de que al menos puedan ir dos en un mismo vehículo salvaguardando la distancia de seguridad en casos particulares. Otro de los problemas a los que se enfrentan las industrias es a la hora de tener que hacer reparaciones en las máquinas que se estropean durante la producción o el abastecimiento de insumos y envases necesarios para la producción. Por todos estos motivos, es necesario que el sector alimentario esté cuidado como se está haciendo con el sector sanitario porque también somos vitales para que la gente.

 

- ¿Las exportaciones han descendido durante el estado de alarma en las empresas de la región?

Los primeros que notaron el descenso fueron las empresas que tenían clientes importantes en China, los pedidos empezaron a anularse y los contenedores se quedaban en España. Ahora, está sucediendo con otros países que han cerrado su actividad, como es el caso de Italia o Francia. En general, las exportaciones han descendido aunque todavía no tenemos datos oficiales.

 

- En algunas tiendas o supermercados hay escasez de determinados productos. ¿Es probable que exista desabastecimiento con el paso de los días?

No, en absoluto. Lo único que se está observando desde que empezó la crisis del coronavirus son cambios en los hábitos de compra. Los primeros días la población adquiría productos no perecederos como latas, conservas, papel higiénico... Ahora en cambio la gente está pensando en comer de una forma más saludable. Hay un compromiso tan grande en el sector agroalimentario y en la industria alimentaria que la gente puede estar tranquila de que nadie va a estar desabastecido.

 

- La industria alimentaria está trabajando a un ritmo frenético para abastecer a la población. ¿Cuál es el balance económico de la industria alimentaria en la última semana?

Todavía es pronto para hacerlo, pero desde el punto de vista económico es importante destacar que las ayudas del Gobierno van en buen camino pero hay que instrumentalizarlas para que los bancos puedan ayudar a las industrias.

 

- ¿Cómo afectan las medidas del Real Decreto del Gobierno al sector?

El principal problema que hay es con los ERTE, ya que solamente engloban a algunos sectores, la alimentación queda excluído. En el sector agroalimentario también hay muchas compañías que han tenido que cerrar o dejar de producir por fuerza mayor. Desde el Gobierno han anunciado que se van a tomar "medidas excepcionales" que van a tener en cuenta de una "manera flexible y razonable siempre que se pueda probar que la fuerza mayor te afecta de forma directa y sensible". Es necesario que estas medidas se concreten.

 

- ¿Qué empresas han tenido que ampliar su producción por una mayor demanda?

La alimentación organizada está funcionando muy bien. Aquellas empresas que son proveedores de las grandes superficies y supermercados son las que están teniendo que ampliar hasta su producción porque mayoritariamente la ciudadanía está acudiendo a ellas para su suministro.

 

- ¿Qué empresas alimentarias no están pasando por un buen momento?

El sector de las bodegas, el lechazo, el cochinillo, las pequeñas queserías... aquellas industrias que dependen de la hostelería o de las pequeñas tiendas de productos más específicos que ahora están cerradas.

 

- El asesoramiento y la información es clave ante una crisis. ¿Cuáles son las principales dudas que os traslada la industria de la Comunidad?

Las principales dudas han ido en torno a la movilidad de las personas, los ERTE, los planes de contingencia, los cambios de jornadas por el cierre de los colegios y las medidas fiscales. Desde Vitartis hemos tenido muy buena comunicación con Iberaval para poder articular todas las cuestiones de financiación y avales dentro del sector.

 

- ¿A qué problemas se enfrentará la industria de Castilla y León cuando acabe el estado de alarma?

Uno de los problemas que está empezando a preocupar a las industrias es la recolección. Estas labores las realizan muchas veces inmigrantes y ahora mismo tenemos cerrada la entrada de personas al país. Si esta situación se alarga, hay incertidumbre en cómo se gestionará.

 

- Una de las misiones de Vitartis es incrementar la competitividad en la industria de Castilla y León. ¿Cómo lo estáis desarrollando en esta crisis?

De momento nosotros estamos recabando la información de cómo las empresas están modificando sus planes estratégicos.

 

- ¿Pensabas que podrías enfrentarte a un reto como este como presidenta de Vitartis?

Esto no se lo podía imaginar nadie. Está suponiendo una responsabilidad, compromiso y aprendizaje muy grande para mí. Estamos haciendo equipo tanto la Junta Directiva como las tres mujeres que trabajan con nosotros Cristina, Gema y Sonia que nos coordinan a todos.

 

- Por último, ¿qué mensaje envía a las autoridades y a la ciudadanía en estos días de incertidumbre?

Aunque estamos en contacto continuo con la consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural nos gustaría reclamar a la Administración que las normas que se adopten sean concretas y claras evitando tener que hacer interpretaciones. Y a la población le enviaría un mensaje muy positivo: No va a haber desabastecimiento y por eso me gustaría que la gente estuviera un poco más orgullosa por los empresarios que tenemos. Todos juntos vamos a salir de esta aunque nos va a costar.

 

Sección: