Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Hasta el viernes, casi 900 regantes se dan cita en León en el XV Congreso nacional que clausurará Luis Planas

Ante la regadera de plata, símbolo de los congresos nacionales de comunidades de regantes, en la inauguración de la 15ª edición, que se celebra hasta el viernes en León, se reivindicó el papel del regadío en la sostenibilidad del medio ambiente. Un regadío de presente y de futuro que, una vez modernizado, ahorra agua, así como fertilizantes y fitosanitarios. La directora general de Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura, Isabel Bombal, lo resumió en  esta frase: “el regadío no es el enemigo del medioambiente, es un aliado” y destacó que hay mucha desinformación sobre el regadío que hay que “combatir con transparencia y buenas prácticas”.

En el acto de inauguración, el consejero de Medioambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones destacó que “donde hay regadío, hay vida” porque se incorporan más jóvenes y mujeres y hay relevo generacional en la agricultura. Y, desde el punto de vista del medioambiente destacó los “beneficios” del regadío cuando “los rigores climáticos hacen que el recurso sea cada vez más escaso”, lo que obliga a un “uso eficiente” y abogó por “buscar el equilibrio entre productividad y cuidado del entorno y del agua”.

Ante casi todos los presidentes de confederaciones hidrográficas de España, el presidente de Fenacore (Federación nacional de Comunidades de Regantes), Andrés del Campo, criticó la planificación hidrológica actual, considera que los nuevos planes hidrológicos “están desenfocados y no garantizan el agua para regar”, lo que, a su juicio supone una “seria amenaza para la producción de alimentos”. En este sentido, Teodoro Estrela, director general del Agua, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, agradeció la aprobación de los planes hidrológicos “porque no eran fáciles” e hizo hincapié en el cambio climático,”cada vez hay menos agua” y en periodos de tiempo más reducidos, es decir, hay más inundaciones y más periodos de sequía.

 

1.200 millones de euros para regadíos

En la inauguración, Isabel Bombal anunció que el Gobierno central va a hacer una gran inversión en regadíos que rondará los 1.200 millones de euros en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para  “apoyar los regadíos sostenibles con alta ambición ambiental y digital”, lo que también irá acompañado de reformas legislativas para apoyar regadíos sostenibles, ambiciosos desde el punto de vista digital y “tener un sector agro alimentario  líder en producción sostenible en las tres vertientes de la sostenibilidad: la económica, la social y la medioambiental”. 

Por su parte la presidenta de la CHD, Cristina Danés, sentenció que a corto plazo “habrá que hacer lo mismo, con menos agua” porque es un recurso cada vez más escaso y por ello hay que “mejorar su gestión” en un escenario de “incertidumbre” provocado por el cambio climático. El futuro, considera, pasa por la sostenibilidad y la modernización que, entre otros, reducirá la contaminación difusa de las aguas de los acuíferos porque los tratamientos penetran pocos centímetros en la tierra.

 

Regadíos menos demandantes de energía

El director general del ITACYL, Rafael Sáez, destacó en su ponencia que “hay que potenciar la intensificación, pero sostenible con el uso del agua y la energía” y resumió algunas de las investigaciones que llevan a cabo, entre ellas, los primeros ensayos en cultivos en extensivo en regadíos modernizados con menos presión, lo que equivale una menor demanda energética. Además también expuso que se sigue avanzando en las energías alternativas, no solo la solar, ya bastante extendida, sino también la eólica para abastecer a los nuevos regadíos. A su juicio “hay que hacer un esfuerzo para explicar que el regadío no es culpable de la sequía, ni el uso del agua y que es un modelo necesario en la sociedad actual”.

Sección: 

Provincias: