Agronews Castilla y León

El Programa de Desarrollo Rural de Aragón (PDR), dentro de sus medidas agroambientales, incluye el  cultivo de «esparceta», que  promueve la implantación de esta leguminosa en tierras arables de secano. Su contribución ambiental es importante: favorece la biodiversidad de hábitats al ser un forraje plurianual y mejora la fertilidad del suelo por su capacidad de fijar nitrógeno atmosférico. Este cultivo tiene valiosas cualidades como forraje, ya sea en forma de heno segado o consumido en pastoreo por el ganado. 

Los compromisos principales son: no realizar pastoreo ni labores en parcela en el mes de mayo al ser una época de reproducción de especies de fauna estepárea y realizar una sola siega anual en los meses de verano, reduciendo afecciones para la fauna. 

La medida tiene un fácil manejo para los solicitantes, con una persistencia de cuatro años, lo que reduce gastos para el agricultor frente a un cultivo anual. En la campaña 2020, la medida abarca un total de 340 expedientes de solicitud única y un importe de pago global que ronda los 180.000 euros. Se observa una reducción respecto a la campaña 2019 al haber finalizado el período obligatorio de mantenimiento de compromiso (5 años). Para la campaña 2021, se convoca una prórroga anual voluntaria para los compromisarios. 

La esparceta es una planta originaria del valle del Rin donde, a finales del siglo XVI, se pudo descubrir la gran capacidad que tiene por sus propiedades agronómicas. Tiene grandes cualidades entre las que nos encontramos un forraje que se adapta a los suelos pocos fértiles, calizos y secos. La única condición para que esto sea así es que deben permanecer en altitudes superiores a los 600 metros.

Sección: