Agronews Castilla y León

Nacido en la Finca Escuela de Espinosa de los Monteros, fue presentado por primera vez en la Feria de la miel en  Agosto de 2019. Este invento espinosiego,  resuelve el problema de las plagas trepadoras en frutales para siempre.

Alta tecnología para los nuevos tiempos que corren; una estrecha cinta de tan sólo 7 milímetros de anchura, de un producto de fabricación propia, “el grafenox”, portadora de energía estática, de auto-recarga perpetua, extensible y adaptable al tronco hasta doblar su tamaño, y sin mantenimiento de por vida.

 Las plagas trepadoras, vienen a ser la mitad de todas las que afectan a los frutales, por ello, la prevención de éstas plagas tiene gran importancia, consiguiéndose evitar hasta la mitad de los pesticidas que habitualmente se usan. En los cerezos se evita hasta el cien por cien, en lugares donde aún no esté instalada la “mosca de la fruta”, siendo el frutal más beneficiado.

El costo de este sistema es muy inferior a cualquier otro comercial, una media de un euro por frutal, y un elemento de energía estática de diez euros,  protegerán hasta cien frutales para siempre.

No sólo es importante la tecnología, se ha trabajado mucho en el aspecto estético,  procurando que no tuviera un impacto visual negativo, algo en lo que los anti-plagas Espinosa han sido pioneros. Se ha conseguido además que el nivel de residuos  sea nulo, ya que la cinta puede empalmarse o volver a colocarse en frutales a su medida.

  Dispone de regulación de potencia, en uso normal liquida a las plagas que ascienden por el tronco, en modo ecológico, actúa como repelente sin daños a ningún insecto.

No tiene riesgos para las personas ya que el voltaje máximo de uso, no supera los 28 voltios.

Este sistema ha costado diez años de investigación, dada la gran dificultad que ha supuesto su desarrollo.

Resolver la adaptabilidad al crecimiento del árbol, los corto-circuitos que provoca la lluvia, y la catálisis del aire calcificando los contactos, ha requerido de grandes conocimientos en química y tecnología. Finalmente, todo se ha resuelto y ya puede usarse el sistema a nivel comercial, siempre y cuando alguna gran Empresa del ramo adquiera la Patente.

La creación de esta tecnología ha sido realizada por la Dra. en Ciencias de la UBU, Bárbara de Aymerich, y el Técnico Industrial, Manu Contreras; quienes conforman la firma BayCont anti-plagas.

 

 

 

 

 

Tags: 

Sección: