Agronews Castilla y León

El Parlamento Europeo se pronunció hoy, 3 de mayo, a favor de reforzar el apoyo de la Unión Europea a los sectores ovino y caprino, con el fin de frenar el abandono de las producciones, y en particular se planteó la creación de una ayuda específica que recompense su importante contribución medioambiental.

El informe elaborado por la eurodiputada riojana del PP Esther Herranz  fue aprobado por 507 votos a favor en el Pleno del Parlamento Europeo y sólo 112 en contra.

El Parlamento destaca las dificultades por las que atraviesan los productores, que cuentan con el nivel de rentabilidad más bajo dentro de los sectores ganaderos como consecuencia, en gran medida, de los costes que tienen que asumir y de la fuerte caída del consumo de carne, que se ha reducido a casi la mitad en los últimos años, lo que está dando lugar a un elevado grado de abandono.

"Los sectores ovino y caprino realizan una importantísima labor medioambiental, especialmente en su modalidad extensiva, en lo que respecta principalmente a la preservación de la biodiversidad de muchas regiones europeas, además de contribuir al mantenimiento del empleo en el mundo rural", destacó Herranz durante el debate previo a la votación del informe.

El texto de la resolución destaca que la ganadería ovina y caprina dedicada al pastoreo "está presente en el 70 por ciento de las zonas con desventajas geográficas, incluidas las regiones aisladas y  contribuye al mantenimiento del paisaje, a la defensa de la biodiversidad (incluidas las razas autóctonas locales) y a la lucha contra la erosión, la acumulación indeseada de biomasa, los daños en diques, las avalanchas y los incendios forestales".

El Parlamento Europeo también aboga en este informe a favor de buscar maneras de mejorar la comercialización de los productos del ovino y del caprino mediante la promoción de su consumo, en particular entre el segmento de población más joven, y la introducción de nuevas formas de presentación de los productos, con cortes más adaptados a los hábitos de consumo.

El informe de Herranz se refiere, por otra parte, a las negociaciones comerciales entre la UE y países no miembros y pide que estos sectores se consideren como "sensibles" a la hora de suscribir acuerdos económicos, especialmente cuando se entablen contactos con países como Nueva Zelanda o Australia,

Asimismo, en el informe aprobado hoy se defiende que se mejore el poder de negociación de los productores en la cadena alimentaria, aplicando al ovino y al caprino un régimen de relaciones contractuales similar al que ya existe en otros sectores agrícolas y ganaderos de la UE.

Sección: