Agronews Castilla y León

El pleno aprobó el jueves, con 413 votos a favor, 120 en contra y 49 abstenciones, una resolución sobre la urgencia de dotar a la UE de un plan para garantizar la seguridad alimentaria dentro y fuera del territorio comunitario tras la invasión rusa de Ucrania. El texto demanda asistencia inmediata para Ucrania en forma de suministro de alimentos y que se relance la estrategia comunitaria de producción de alimentos.

Ayuda alimentaria para el pueblo ucraniano

Dado el grave impacto que tendrá el ataque ruso en la seguridad alimenticia de Ucrania, el Parlamento apuesta por establecer canales de ayuda sólidos, para facilitar asistencia alimentaria y humanitaria a largo plazo, tanto por parte de la UE como a nivel internacional. Asimismo, la UE debería abrir corredores alimentarios entre Ucrania y la Unión, que sirvan de alternativa a los puertos cerrados del Mar Negro. Los agricultores ucranianos también deberían recibir las semillas, combustible y fertilizantes que escasean debido a la crisis.

Una UE más independiente

Los eurodiputados afirman que la pandemia de COVID-19 y la guerra en Ucrania han evidenciado que la UE necesita reducir su dependencia importadora de un número muy reducido de proveedores. Piden una diversificación del suministro de terceros países y reclaman, como medida a corto plazo, que la Comisión evalúe el modo de atenuar el impacto por la subida del precio de los fertilizantes sobre los productores. Para reducir la dependencia de las importaciones de fertilizantes a largo plazo, el PE propone el cambio a fuentes orgánicas alternativas de nutrientes y el apoyo a la innovación en el sector agrícola.

Aumentar la producción de la UE y ayudar a los agricultores

Ante las perturbaciones de las importaciones agrícolas, los eurodiputados demandan el aumento de la producción comunitaria de alimentos. Señalan que la tierra agrícola debe utilizarse únicamente para la producción de alimentos y piensos. Para hacer frente a las necesidades inmediatas, quieren que los agricultores puedan utilizar las tierras en barbecho para la producción de proteaginosas en 2022. La Comisión también debería prestar apoyo a los sectores más afectados y movilizar los 479 millones de euros del fondo de crisis incluido en la PAC. Por último, en su opinión, los Estados miembros deberían poder conceder ayudas estatales rápidas, flexibles y de amplio alcance a los agricultores y ganaderos.

Sección: