Agronews Castilla y León

El director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Fernando Burgaz, ha hecho hincapié en el compromiso del Departamento con el sector agroalimentario, a través de la puesta en marcha cambios de carácter estructural, para contribuir a su crecimiento, hacerlo menos dependiente del apoyo comunitario y más competitivo en el mercado global.

Ha sido durante la inauguración de la Jornada sobre “Medidas de apoyo a la integración cooperativa supraautonómica” que, organizada por Cooperativas agro-alimentarias, se ha celebrado hoy en la sede del Ministerio, dónde Burgaz ha resaltado la importancia de la Ley de integración cooperativa, ideada y redactada por el Departamento, como un mecanismo de unión entre cooperativas.

Una Ley, ha señalado, que tiene eficaces instrumentos jurídicos y un interesante apoyo económico para conseguir grupos cooperativos de gran dimensión económica, fuertes, competitivos, para favorecer la permanencia de los  agricultores en los núcleos rurales, ofreciendo productos de un valor añadido importante.

 

CONVENIENCIA DE LA INTEGRACIÓN DE LAS COOPERATIVAS

Con esta base legislativa, el director general ha subrayado que se quiere convencer a Consejos rectores y a los socios de las casi 4.000 entidades asociativas que hay en España, sobre la conveniencia de la integración de las cooperativas agroalimentarias, de cara tanto a la modernización como a la  internacionalización.

Para ello ha explicado que se cuenta con dos herramientas principales como son la creación de la figura de la Entidad Asociativa Prioritaria y el Plan Estatal de Integración asociativa, que se ve, en una parte importante, financiado por fondos del programa de desarrollo rural, con una línea específica dotada con 256,7 millones de euros.

Una cantidad a la que se suma una nueva normativa de ayudas de Estado para el fomento de la integración de entidades de ámbito nacional, que se adoptará y publicará en breve, y contará con 3,5 millones de euros para 2016, ha apuntado Burgaz.

Estas medidas de apoyo, ha añadido,  han supuesto un importante esfuerzo presupuestario, administrativo y de encaje institucional, para el mejor funcionamiento de la cadena, a través del incremento de la dimensión, vertebración y mejora de la oferta de productos agroalimentarios.

Un apoyo del Ministerio, ha planteado el director general, que precisa de una respuesta firme por parte del sector, sabiendo que el esfuerzo que se les pide a las entidades para ser reconocidas como prioritarias es grande, pero el nivel de apoyo a obtener por la administración es notable.

A este respecto ha indicado que son las empresas cooperativas, las que deben tomar las decisiones que estratégicamente consideren oportunas para crecer, ganar negocio y, al final, elevar la renta de sus socios cooperativistas de base.

Si entre esas decisiones está el integrarse con otras empresas, sean o no de base cooperativa, encontrarán en el Ministerio el apoyo legal y presupuestario necesarios para mejorar la estructuración de la oferta y lograr el redimensionamiento de las entidades asociativas, ha concluido Burgaz.

Sección: