Agronews Castilla y León

Ha sido, durante muchas campañas una de las reivindicaciones históricas del sector y es a ahora cuando la modificación de la Ley 8/2020,  por la que se adoptan determinadas medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación, incorpora, entre otras modificaciones, una que afecta especialmente a los jóvenes agricultores que se incorporan a su actividad.

Modificaciones completas: https://www.agronewscastillayleon.com/legislacion/ley-82020-de-16-de-diciembre-por-la-que-se-adoptan-determinadas-medidas-urgentes-en

Las ayudas públicas para la primera instalación de jóvenes agricultores, previstas en el Marco Nacional de Desarrollo Rural de España, podrán imputarse en el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas, dividido en cuartas partes, en el periodo impositivo en el que se obtengan y en los tres siguientes.

Además, en los casos de jóvenes que se incorporan como miembros de una empresa agrícola societaria, la ayuda para la primera instalación dentro del Marco Nacional de Desarrollo Rural que se destine a la adquisición de la parte de capital correspondiente, se considera ganancia patrimonial y, como novedad, podrá imputarse, igualmente, en el periodo impositivo en que se obtenga y en los tres siguientes dividido en cuartas partes.

En definitiva, como se evidencia en la exposición de motivos que introducen estas novedades, estas ayudas habían pasado, fiscalmente, para el periodo 2014 – 2020 de considerarse subvenciones de capital a subvenciones corrientes como ayuda a la renta, lo que obligaba al perceptor a sufragar la totalidad de impuesto en el primer momento, sin posibilidad de fraccionarlo lo que podía contribuir a desincentivar las incorporaciones de jóvenes. Esto ahora se corrige autorizando esa partición del impuesto, como sucedía en ayudas análogas.