Agronews Castilla y León

El Consejero de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez Quiñones, ha participado hoy en Ávila en una jornada sobre la trashumancia celebrada por la organización agraria UPA.

La trashumancia es una práctica ancestral pero totalmente vigente y digna de protección. Es una de las principales conclusiones de la XII Jornada Nacional de Trashumancia que ha organizado la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos. El Parador de Gredos, en Navarredonda de Gredos (Ávila) ha acogido la cita dedicada a analizar los retos y las amenazas de este modelo productivo.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha explicado que su organización trabaja para defender los modelos productivos que son sostenibles por naturaleza: “y la trashumancia es uno de los mejores ejemplos de ello”. En relación con una de las amenazas de este modelo ganadero, la expansión del lobo, ha hecho referencia al compromiso logrado ayer con el Ministerio para la Transición Ecológica de elaborar un plan de gestión del lobo contando con los ganaderos. “Nosotros estamos dispuestos a dialogar para que se nos tenga en cuenta no para que nos den hechos consumados”, ha explicado.

El secretario general de UPA Castilla y León, Aurelio González, ha defendido la trashumancia como un “movimiento sociocultural y una tradición” que debe ser protegida. “Su importancia económica, social y cultural es enorme”. González ha pedido una ayuda diferenciada en el marco de la PAC para la trashumancia en particular y para la ganadería extensiva en general.

El evento ha contado con la participación de Rafael Sánchez Olea, director general de la cooperativa Cobadu y del consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de Castilla y León, en funciones, Juan Carlos Suárez Quiñones que ha querido destacar la importancia de la trashumancia y la ganadería extensiva vinculada a ella, “no podemos perder los valores e esta actividad y de nuestra ganadería extensiva que son los valores de nuestro medio rural”, ha subrayado para incidir que 1/3 de los ganaderos de Castilla y León forman parte de esa ganadería extensiva, especialmente en provincias como Ávila, Segovia o Salamanca.

En este sentido quiso destacar el trabajo que el sector ha realizado para paralizar el intento del Ministerio de Transición Ecológica de incluir al lobo dentro del listado de especies especialmente protegidas, lo que ya imposibilitaría, de hecho, casi cualquier tipo de control. “El problema del lobo no es de conservación, de los 400 animales de los 70-80 hemos llegado ahora a más de 2.000… estamos ante un problema de coexistencia casi imposible, en determinadas zonas de Castilla y León, con indemnizaciones a los ganaderos por los ataques que superan los 2 millones de euros pero los profesionales no ven en esa compensación una solución…. Gracias al trabajo de 11 comunidades autónomas, de distintos color político, más las organizaciones agrarias y otros muchos colectivos que nos han apoyado hemos frenado esa intención inicial y ahora se abre un nuevo espacio de diálogo para buscar un equilibrio que no suponga la desaparición de nuestra ganadería extensiva”, concluía Suárez Quiñones.

En la jornada se ha otorgado el Premio de UPA Ávila a los valores de la Trashumancia. El galardonado ha sido Manuel González Cornejo, de Los Mazalinos (Solana de Ávila), por toda una vida dedicada a la ganadería trashumante.

Provincias: