Agronews Castilla y León
  • Un solo huevo contiene 13 nutrientes esenciales (entre ellos colina, vitamina B12, hierro, yodo, fósforo o vitamina D), con efectos positivos en la mejora del rendimiento físico y el intelectual.

El viernes, 8 de octubre de 2021, se celebra el Día Mundial del Huevo. Este año, además, se cumplen 25 años desde que la Comisión Internacional del Huevo (IEC) estableciese en la Conferencia de Viena de 1996 celebrar este día el segundo viernes de octubre, como reconocimiento a sus múltiples cualidades y a sus beneficios nutricionales, que contribuyen a mejorar la salud y el bienestar de las personas.

El huevo es uno de los alimentos más completos de la dieta por su valor nutricional, que aporta numerosas ventajas para la salud. También destaca su versatilidad, ya que permite infinitas preparaciones culinarias. Y es un alimento fácil de preparar y de digerir que gusta a todos.

Un solo huevo contiene 13 nutrientes esenciales, incluida la colina, que ayuda al desarrollo del cerebro fetal, vitamina B12 y hierro, para el crecimiento infantil y la función cerebral en general, y yodo, que ayuda al funcionamiento saludable del sistema nervioso y mantiene la piel sana. Los huevos son también la proteína más completa, además de sostenible y asequible.

Debido a su gran contenido en nutrientes, los huevos son una opción nutritiva y saludable para la dieta de las personas en todas las etapas de la vida, incluidos los adolescentes en pleno crecimiento, las mujeres embarazadas y durante la lactancia, los más mayores y los bebés, especialmente en zonas nutricionalmente vulnerables.

Además, el huevo es un alimento de interés para quienes necesitan estar tanto en forma física como mental: Para los deportistas, a los que ayuda a mejorar su rendimiento físico, y los estudiantes, por la importancia de diversos nutrientes del huevo para el buen funcionamiento del cerebro y la función cognitiva.

Según la Dra. Ana M. López Sobaler, Catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid “El huevo es un alimento con una alta densidad nutricional, que aporta nutrientes biodisponibles y en cantidad suficiente como para que su consumo se relacione con algunas ventajas para la nutrición y el buen funcionamiento de nuestro organismo. Especialmente en la edad infantil, cuando las necesidades de nutrientes son elevadas, para cubrir las demandas del crecimiento y desarrollo cognitivo, así como por su elevada actividad física.”

El huevo aporta diversos nutrientes de interés para los niños: Proteínas, fósforo y vitamina D, necesarios para el crecimiento y el desarrollo normales de los huesos y de su sistema inmunitario. Además, es una fuente importante de hierro, que contribuye al desarrollo cognitivo.

Durante mucho tiempo el huevo ha sido asociado a su contenido en colesterol, lo que llevó a recomendar restringir su consumo por relacionarse con un posible incremento del riesgo cardiovascular. Sin embargo, la óptima composición de su grasa y el efecto protector de otros nutrientes, ha llevado a desterrar esta falsa creencia, que no tiene soporte científico. Numerosos estudios, han demostrado de forma concluyente que consumir un huevo al día no perjudica el perfil lipídico sanguíneo ni aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

En el contexto de la Dieta Mediterránea, el consumo de moderado de huevos, hasta uno al día, no se asocia con mayor riesgo cardiovascular. Su aporte nutricional y bajas calorías permite sustituir a alimentos con más grasas saturadas y calorías, menos recomendables.

No, y además puede ayudar en el control de peso, pues proporciona una cantidad elevada de nutrientes junto con un aporte bajo de calorías (70 Kcal. por huevo), unido a su efecto saciante, que reduce la sensación de hambre y el “picoteo” entre horas.

Su elevado contenido en proteínas ayuda al crecimiento muscular y a frenar la pérdida de músculo cuando se hace ejercicio intenso o dieta hipocalórica.

Además, cuando se toma en el desayuno, tiene un efecto saciante que retrasa la sensación de hambre. Esto favorece una ingesta de alimentos más controlada por comparación con quienes hacen un desayuno insuficiente o lo suprimen.

Es especialmente útil en estos casos, ya que se trata de un alimento generalmente apetecible y bien aceptado por casi toda la población. Además, al proporcionar muchos nutrientes, ayuda a mantener y mejorar la situación nutricional de niños y personas mayores con falta de apetito o que se resisten a tomar otros alimentos.

Sección: