Agronews Castilla y León

La dirección general de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio de la Junta de Extremadura ha iniciado los tratamientos fitosanitarios para el control de la mosca del olivo en la comarca de Villuercas-Ibores. El pasado lunes se realizaron los primeros tratamientos fitosanitarios, al haberse superado los umbrales establecidos para ello y verificarse determinadas condiciones ambientales. El personal técnico del Servicio de Sanidad Vegetal lleva varias semanas realizando el seguimiento de la plaga y continuará haciéndolo mientras existan riesgos para el cultivo.

La campaña para el control de la mosca del olivo en Villuercas-Ibores obedece a la solicitud realizada por diversas cooperativas de la comarca cacereña, quienes asumen el coste económico de la realización de los tratamientos. El apoyo de la Administración regional consiste en la coordinación y supervisión de los trabajos, así como en el asesoramiento técnico para determinar la necesidad y momento de las aplicaciones fitosanitarias.

La mosca del olivo causa un grave perjuicio pues es la principal responsable de la merma en la calidad del aceite de oliva e imposibilita el uso de las aceitunas afectadas como fruto de mesa. Aunque esta plaga está presente en toda la cuenca mediterránea, la comarca de Villuercas-Ibores se ve especialmente perjudicada debido a sus características ambientales y socioeconómicas. La superficie que se beneficiará de estos trabajos suma más de 5.000 hectáreas en los términos municipales de Castañar de Ibor, Bohonal de Ibor, Cabañas del Castillo, Guadalupe, Navalvillar de Ibor y Robledollano.

Los tratamientos se llevan a cabo mediante la aplicación aérea de un producto fitosanitario con la consideración de ecológico, el Spinosad, que se utiliza en cebo, sobre bandas que abarcan el 25% de la superficie a tratar.

La consejería de Agricultura felicita a las cooperativas promotoras de esta campaña por poner en marcha este tratamiento colectivo que aglutina a explotaciones de socios y de otros titulares no asociados. La campaña no sólo va a incidir notoriamente en las producciones de la zona  y la rentabilidad de las mismas, sino que también va a mejorar la calidad del aceite de la comarca Villuerca-Ibores que ya de por si es un referente por su gran nivel de calidad.

Sección: