El director general de Agricultura y Ganadería del Gobierno de Extremadura, Jesús Barrios, ha asistido en Badajoz a un acto organizado por la Asociación de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de la Raza Limusín de Extremadura en el que se ha dado a conocer a los ganaderos socios el inicio de las pruebas de testaje de toros jóvenes encaminadas a la mejora de la producción cárnica en la región.

El acto, que se ha celebrado en Badajoz en las instalaciones del Centro de Selección y Reproducción Animal de Extremadura (CENSYRA), ha contado con la presencia del presidente de la citada Asociación, Juan Luis Muñoz, y el inspector del Libro de la raza, Andrés Domingo, y ha servido también para dar a conocer la reanudación de colaboración entre el Gobierno de Extremadura, a través del CENSYRA, y las asociaciones de ganaderos.

Y es que, con el fin de mejorar la producción de carne de vacuno en esta comunidad autónoma, el CENSYRA, en colaboración con las asociaciones de ganaderos, participa en los esquemas de selección de las razas con mayor presencia en sus explotaciones mediante la realización de pruebas de las que saldrán elegidos los mejores sementales bovinos. Desde el inicio de estas pruebas, han pasado por ellas importantes reproductores que, en muchos casos, han sido posteriormente premiados en concursos y han aumentado su valor económico y productividad.

LIMUSÍN, RETINTA Y BLONDA DE AQUITANIA

Esta semana han dado comienzo tres series que reúnen a 86 novillos: 43 de raza Limusín, 33 de raza Retinta y 10 de Blonda de Aquitania, venidos de ganaderías selectas de Extremadura, Andalucía y Portugal. Los animales, todos al inicio con edades entre siete y nueve meses, permanecerán, convenientemente ordenados en lotes, en las instalaciones del centro durante cinco meses, tiempo en el que serán controlados en todos los aspectos que afectan a su crecimiento y a su futura rentabilidad como sementales de élite.

Para ello, entre otras medidas, a través de un sistema informático se mide diariamente el consumo individual de pienso. Cada toro porta un collar provisto de un microchip que se comunica con un lector situado en la máquina de alimentación, de forma que quedan registradas exactamente las cantidades consumidas y el número de veces que el animal se alimenta. Además, se hacen controles de peso y de medidas zoométricas y de perímetro escrotal.

Transcurridos los 150 días de testaje, los técnicos del CENSYRA realizan espermiogramas a todos los animales para tener una idea de su fertilidad como toro reproductor.

Con todas las medidas se obtiene un índice genético que definirá al futuro semental. Los de mayor calificación servirán para la mejora de la raza y quedarán un tiempo más en el CENSYRA, al objeto de obtener de ellos las dosis seminales suficientes para, por una parte, atender a las ganaderías selectas que lo requieran y, por otra, pasar a formar parte del Banco de Germoplasma Animal del CENSYRA que en estos momentos, solo de la especie bovina, cuenta con más de un millón de dosis seminales, lo que hacen de él el más importante a nivel nacional en la especie.

Fuente: FEAGAS

Sección: