Agronews Castilla y León

La consejera de Sanidad, Sira Repollés; la consejera de Economía, Planificación y Empleo, Marta Gastón, y el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, se han reunido, recientemente, con las organizaciones y cooperativas agrarias para comenzar a trabajar conjuntamente en la próxima campaña de recogida de la fruta, en base a la orden de medidas preventivas que ha salido publicada en el Boletín Oficial de Aragón.

El consejero ha explicado que, más allá de la orden, que ya la conocían todos, desde el Gobierno de Aragón se les ha pedido su apoyo, como interlocutores que son del sector agroalimentario y hortofrutícola, para el buen fin de esta orden “que no es otro que evitar lo que pasó el año pasado y lograr que se produzca una campaña de la fruta que sea ejemplar y Aragón sea un referente de cómo hacer bien las cosas, incluso en situaciones tan difíciles como la que estamos viviendo”, ha apuntado Olona.

En este sentido, el consejero ha querido destacar la buena predisposición de las organizaciones agrarias para conseguir este objetivo. “Para mí es muy satisfactorio constatar cómo las organizaciones con las que nos hemos reunido nos han ofrecido su colaboración”, ha apuntado Olona. “Esto lo puedo expresar como un compromiso compartido. Por una parte, para facilitar la cumplimentación de la reclamación responsable que tendrán que hacer los fruticultores durante el primer mes y que, aunque sea fácil, puede generar alguna duda, y, por otra, lograr que la orden sea un herramienta eficaz y útil para conseguir ese objetivo que nos hemos propuesto como reto”, ha añadido.

Como ya se anunció hace varios días, la orden –firmada por los Departamentos de Sanidad, Economía y Agricultura-, establece medidas de control para asegurar el cumplimiento de la normativa laboral en el ámbito de la seguridad y salud en la próxima campaña de recogida de la fruta en Aragón. Según ha incidido el consejero Olona, “el objetivo primordial es evitar los llamamientos masivos para no provocar la llegada de más trabajadores de los que estrictamente se necesitan, como sucedió el año pasado, así como cumplir de manera absolutamente determinante la legislación laboral”.

Cabe recordar que la orden obliga a los empleadores a comunicar las previsiones de contratación de trabajadores agrarios temporales antes del inicio de la campaña, a través de la presentación de una declaración responsable. En ella, el empleador se compromete expresamente al cumplimiento de las condiciones y requisitos laborales y sanitarios exigibles y a velar por las adecuadas condiciones de alojamientos y de transporte de sus trabajadores desplazados.

Asimismo, el empleado solo podrá desplazarse con una declaración responsable sujeta a un contrato de trabajo y donde figure su domicilio. Esta declaración responsable debe de estar firmada tanto por el empleado, como por el empleador.

La orden contiene en sus anexos una revisión de la Guía para la prevención y control del coronavirus en las explotaciones agrícolas, elaborada por el Departamento de Economía, que ya se publicó y se envió a las organizaciones agrarias y propietarios de explotaciones durante la temporada pasada.

La intención del Gobierno de Aragón en relación con la próxima campaña de fruta –cuyo núcleo se centra en los meses de julio y agosto-, pasa por la firmeza en la exigencia del cumplimiento estricto de las obligaciones laborales que, como empleadores, tienen los agricultores con independencia de la dimensión de su actividad.

Para ello, como ya se anunció, además estas medidas preventivas, el Ejecutivo autonómico intensificará las inspecciones en las explotaciones agrícolas y trabajará de forma conjunta con el resto de las administraciones para incrementar los controles en las zonas donde se concentran los trabajadores temporales.

Como en el resto de las actividades económicas del ámbito privado, son los empleadores quienes tienen la responsabilidad y la obligación de adoptar los medios y medidas necesarias, no sólo para llevar a cabo la actividad productiva, sino para que dicha actividad cumpla con las exigencias legales en seguridad y salud.

El apoyo público en favor del sector frutícola, lo mismo que para cualquier otro sector productivo, será a partir de la acreditación expresa del cumplimiento fehaciente de las obligaciones laborales, incluyendo la seguridad, salud y el alojamiento de los trabajadores desplazados.

La recogida de la fruta, al igual que el resto de actividades incluso esenciales, deberá adaptarse al contexto sanitario que la situación epidemiológica determine en cada momento y colaborar con las autoridades, sabiendo que el desarrollo de la actividad puede quedar condicionado.

Por último, el consejero también ha querido llamar a “la responsabilidad y prudencia más elementales” para que, en ningún caso, se efectúen llamamientos públicos que, como ocurrió el año pasado, ni siquiera respondan a necesidades reales de trabajo ni a las posibilidades de alojamiento.

 

Reunión con la consejera de Salud catalana

Por otra parte, en el pasado miércoles 17 de febrero, Olona y Repollés, junto al director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, también mantuvieron una videoconferencia con la consejera de Salud de Cataluña, Alba Vergés. El objeto de la reunión telemática fue tener una primera toma de contacto e intercambiar información para ver cómo se va a abordar la gestión de la próxima temporada de recogida de la fruta en cada Comunidad Autónoma.

El Gobierno de Aragón le transmitió a Vergés el plan en el que llevan trabajando desde el año pasado y que ya se ha materializado hoy en la orden publicada en el BOA. Asimismo, ambas instituciones se comprometieron a mantener una próxima reunión en las semanas venideras con el objetivo de poder tomar medidas conjuntas.

Tags: