Agronews Castilla y León

El cultivo del girasol siempre ha sido considerado más como una alternativa al cereal que como cabeza de rotación, quizás por su fecha de siembra más tardía. Pero si hacemos cálculos nos daremos cuenta de que es el cultivo de mayor rentabilidad sobre lo invertido y con muchos beneficios agronómicos. Las principales razones del éxito son que el girasol es un cultivo rústico, muy adaptado a las condiciones españolas, versátil y de fácil manejo, con un bajo coste por hectárea y por tanto menor necesidad de capital circulante.

Además, especialmente en los últimos años hemos visto como el precio de la cosecha se ha incrementado, superando la pipa este año los 600€/Tm, debido principalmente al aumento de la demanda de este tipo de aceite con cualidades más saludables. Por otra parte, el desgarrador conflicto de Rusia y Ucrania ha provocado en Europa un desabastecimiento particularmente en el girasol que ha disparado los precios, y que seguro se mantendrán a niveles históricos para la próxima cosecha. Todo esto junto al bajo coste de producción, principalmente en fertilizantes, nos asegura una gran rentabilidad y convierte al girasol en un cultivo muy interesante.

Si añadimos a todo esto la situación de sequía por la que atraviesa España hace sentido aprovechar la oportunidad de elegir el girasol como cultivo para nuestros regadíos con dotaciones recortadas y también especialmente en las perforaciones donde el incremento exagerado de los costes energéticos hace que un cultivo con mejores necesidades hídricas y buenos precios nos den como resultado una buena rentabilidad.

Tenemos que optar por un girasol que nos dé la máxima rentabilidad con el mínimo coste posible esto será posible con una fertilización acorde al potencial de nuestro suelo y de la cantidad de agua de la que dispongamos sin pretender hacer un girasol de 5000 kg al que habría que aportarle una gran cantidad de abono y cubrir completamente sus necesidades hídricas que por comparar sería el 50% de un maíz.

Según los ensayos realizados por Agropro somos capaces de sacar buenas producciones con riegos deficitarios en girasol con aportes de agua entre 1500 y 2000m3/ha, eso si respetando los momentos más críticos de cultivo que a modo resumen serian a los 35 días de la siembra si vemos que el girasol desarrolla poco aportaremos un riego fuerte de unos 50l/m2 , en botón floral donde aportaremos otros 50l/m2 y 10 días después de la floración donde cubriremos con otros 50 l/m2 para potenciar el llenado. En cuanto a fertilización conveniente aportar algo siempre antes de los 30 días de emergencia o en preemergencia si es posible.

Agropro, joint venture de Sovena y Acor, como líder del sector apuesta firmemente por este cultivo en innovación y desarrollo tanto de nuevas tecnologías que ayuden a una mejor toma de decisiones en el cultivo, como con un amplio catálogo de variedades para todas las necesidades del agricultor que se pueden consultar en nuestra web. www.agroproducciones.es

Sección: