Berta Redondo - Agronews CyL

Bajo el título “El futuro de la agricultura española en el contexto Europeo”, el encuentro organizado por Bayer en la explotación agrícola belga Hof Ten Bosch analizó el presente y el futuro de la agricultura española en un momento clave en el que el futuro de la PAC depende de las negociaciones de los próximos meses en Bruselas.

Con retos sectoriales tan importantes como la competitividad agraria y la sostenibilidad medioambiental junto con la digitalización del campo y el relevo generacional, el futuro de la agricultura europea se enfrenta a otras amenazas como los recortes en su presupuesto fruto del Brexit y de una mayor financiación de partidas como defensa y antiterrorismo. Todo ello, en un momento de liberalización de mercados y de competencia de los productos agrícolas europeos, con otros de terceros países con sistemas de producción completamente distintos al europeo.

 

Por este motivo, el encuentro organizado el pasado miércoles 27 de junio en la finca Hof Ten Bosch en Bélgica, reunió a algunos de los principales actores de política agraria tanto a nivel europeo como español. 

 

La eurodiputada y miembro de la Comisión de Medioambiente y Seguridad Alimentaria del Parlamento europeo Pilar Ayuso destacó en su intervención que la sostenibilidad agraria debe ocurrir a dos niveles: tanto para lograr la protección del medioambiente y que se pueda seguir produciendo; como para asegurar que el agricultor pueda vivir dignamente gracias a su trabajo. 

 

En ese sentido, Ignacio Seoane, director adjunto en la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, apuntó al carácter tridimensional de la sostenibilidad en relación a la viabilidad económica, medioambiental y social de la agricultura europea. “Hay que fomentar una intensificación sostenible de la agricultura” defendió Seoane, quien destacó también el énfasis de la propuesta de la Comisión por fomentar la innovación y el desarrollo en el medio rural gracias a la innovación y a las nuevas tecnologías. Como prueba de ello, los 10 mil millones de euros que la Comisión destinará a I+D para el periodo 2021-2027.

 

Hablando de I+D, el Secretario de Agricultura de la UPA Nacho Senovilla, pidió más fondos para combatir el cambio climático, un problema que afecta a los agricultores españoles desde hace tiempo y por lo que España debería recibir más dinero. “España es el laboratorio del cambio climático y queremos una recompensa por lo que estamos sufriendo”, señaló Senovilla tras admitir que cada vez que en Bruselas hay una reforma de la PAC “siempre nos meten la mano en el bolsillo”.

 

Precisamente, en relación al presupuesto para la futura PAC, Pedro Barato, presidente de ASAJA, aseguró que lo más importante en este momento es influir para que los fondos se queden como estaban (se ha anunciado un recorte del 5% en precios actuales del presupuesto europeo de la PAC que podría alcanzar un descenso del 12% si se calcula en precios constantes del 2018) y asegurar los menores recortes posibles en el primer pilar (donde se propone reducir un 10% la cofinanciación de la UE en programas de desarrollo rural). “Si no nos damos prisa y no llegamos a aprobar la nueva PAC antes de las elecciones europeas de mayo de 2019, tendremos una PAC vieja con un presupuesto nuevo”, advirtió Barato durante la mesa redonda celebrada en la finca belga.

 

Por último, César González, asesor político de la asociación europea de agricultores y cooperativas COPA-COGECA, denunció el rechazo actual de la Unión Europea y de la sociedad en general a la innovación y nuevas técnicas de producción en un contexto en el que se pide a los agricultores ser más competitivos y a la vez luchar contra el cambio climático. “No se puede ser sostenible sin tener las mismas herramientas que los agricultores de terceros países con los que la UE mantiene relaciones comerciales”, apuntó González. 

 

La finca Hof Ten Bosch, modelo de agricultura sostenible

La finca Hof Ten Bosch, propiedad de los hermanos Peeters, se ubica en el municipio belga de Huidenberg, prácticamente a las afueras de Bruselas. Con 148 hectáreas dedicadas al cultivo de patatas, trigo, remolacha, maíz, colza y peras, esta explotación agrícola forma parte de la iniciativa “Forward Farming” de Bayer, que busca poner en práctica una agricultura sostenible basada en 3 componentes básicos: soluciones agronómicas personalizadas, tutela de producto proactiva y colaboraciones para mejorar la calidad de vida de los productores. 

Durante la visita a la finca, los participantes de la jornada tuvieron la oportunidad de conocer de cerca algunas de las prácticas sostenibles de los hermanos Peeters, como la utilización de GPS y drones para mejorar la eficiencia de las aplicaciones de productos para la protección de cultivos o el Phytobac, un sistema para manejar efluentes fitosanitarios por degradación biológica que evita la contaminación del suelo por escorrentía de dichos afluentes. 

 

Sección: 

Archivos adjuntos: