Dentro de la Estrategia Agrohorizonte 2020, ideada por la Consejería de Agricultura y trabajada conjuntamente con el sector agrario desde hace más de un año, uno de los siete subsectores protagonistas en Castilla y León es el del vacuno de leche.Cristina Ayala, Partido Popular

Y lo es por varios motivos, a saber: por suponer cerca de 1.300 millones de euros dentro del sector agrario, por ser nuestra Comunidad la segunda en producción __ con un 13 por ciento del resultado nacional__ , por tener una muy fuerte vinculación con el territorio rural, y por suministrar materia prima para nuestra pujante industria agroalimentaria.

Asimismo, para dibujar todo el escenario, nos volvemos a encontrar una situación en la que se hace necesario competir dentro de la globalización, con unos precios muy volátiles que han llegado al ganadero de manera claramente insuficiente y que además se enfrenta a un nuevo marco. Ese cambio drástico se producirá a primeros de abril con la finalización del sistema de cuotas lácteas, que ha estado vigente desde nuestra entrada en la Unión Europea.

Desde la Junta de Castilla y León se lleva trabajando en distintas medidas de apoyo al vacuno de leche. En un primer momento con una tremenda caída de precios en 2009, fue el Gobierno regional el que apoyó con 6,5 millones de euros de ayudas directas. Después creando una Mesa de la Leche para una mejor interlocución del sector y  tras ello apostando por fuertes inversiones para la modernización de las explotaciones que desde el  año 2000 se han materializado en más de 165 millones de euros, de los cuales 88 han sido financiados por fondos públicos.

Todo ello ha supuesto  que el vacuno de leche de Castilla y León se situe en la primera línea de la "pole" con el esfuerzo de los propios ganaderos y el de los dineros públicos, consiguiendo un sector bien dimensionado y profesionalizado, que se encuentra en las mejores condiciones para hacer frente a los nuevos desafíos.

Otra herramienta de gran calado sido la instauración en 2012 del llamado paquete lácteo, con una obligación básica largamente demandada por la producción: la de obligar a la industria a otorgar contratos al ganadero que ofrezcan más seguridad en los precios y en el volumen de la leche comprada. También conlleva una propuesta para impulsar la concentración en la oferta para intentar reforzar la posición negociadora del ganadero.

Otra de las apuestas a futuro de Agrohorizonte  Castilla y León es el seguro de rentas, herramienta pionera en toda España y  que supone un mecanismo de estabilización de precios para dar seguridad al productor.

Ni puedo  ni quiero terminar este artículo sin hacer una referencia a la multa que muy recientemente la Comisión de la Competencia ha impuesto a nueve industrias lácteas por concertar precios hurtándoselos a los ganaderos. Ello viene a demostrar que la Justicia puede ser tardía, pero llega. Esta situación no es de recibo y todos debemos condenarla. Es necesario  impulsar una nueva sensibilidad social en la que se de por sentado que el ganadero no solo debe cubrir sus costes de producción,  también debe obtener una ganancia digna por su trabajo. Algo que parece ser obvio, pero que no lo es en este sector. Y ese objetivo también se ha cubierto con la leche "Tierra de Sabor", primera en calidad según la OCU y que garantiza un buen precio comercial, una ganancia digna al ganadero y una excelente calidad.. ¿La cuadratura del círculo? Seguramente no, pero sí el objetivo que debemos perseguir.

Cristina Ayala, Partido Popular

Artículo publicado por  El Correo de Burgos el 12 de marzo de 2015

 

Sección: 

Provincias: