Agronews Castilla y León

El estado fenológico dominante del cultivo de la remolacha, según la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, durante el mes de junio ha pasado desde el estado “BBCH: 43-46” (30-60% tamaño raíz estimado), hasta el estado “BBCH: 49” (Raíz tamaño cosecha). La recolección del cultivo comenzó el 27 de mayo (Una semana antes que la anterior campaña).  

La presencia de lixus (Lixus scabricollis) ha sido baja en Cádiz, con una media provincial en torno a 5-6 adultos/UM (Unidad de Muestra=50 plantas); mientras que en Sevilla ésta ha sido más elevada, alcanzándose, a principios de junio, unos niveles de la media provincial de más de 47 adultos/UM, el resto del mes junio, los niveles de lixus en esta provincia han rondado los 38-40 adultos/UM. En Sevilla, se realizaron tratamientos insecticidas para controlar esta plaga en las parcelas que superaron el umbral.

Respecto a la presencia de cásida (Cássida vittata) en el cultivo, en Sevilla, la provincia con mayor daño, el máximo valor de la media provincial ha sido de 66 adultos/U.M. (registrado a principios de junio) y 20 huevos+larvas/U.M. (registrado a finales de junio). En Cádiz, en cambio, su presencia ha sido menor que en Sevilla, registrándose una media provincial máxima de 31 adultos/UM (registrado a primeros de junio) y 12 huevos+larvas/U.M. (registrado durante las tres primeras semanas de junio). En las dos provincias remolacheras se han tenido que realizar, en algún momento, tratamiento insecticida para controlar esta plaga en las parcelas que superaron el respectivo umbral de tratamiento. En las parcelas más tardías se aconseja estar muy atentos a la evolución de este agente ya que su reproducción es rápida y el daño sobre el cultivo puede ser importante si no se controla a tiempo y adecuadamente.

La presencia de larvas de noctuidos defoliadores (Spodoptera spp.) ha sido muy baja en ambas provincias, registrándose una media provincial máxima de 1 larva pequeña/U.M. en Cádiz y 0,9 larvas pequeñas/U.M. en Sevilla.

Los índices de presencia de pulgón negro sobre el cultivo han sido bajos en las dos provincias remolacheras, con unas medias provinciales inferiores a 0,9 colonias (>25 pulgones) /U.M. en Cádiz, y 0,4 colonias/U.M. en Sevilla. Se ha observado presencia de fauna auxiliar asociada a esta plaga (Coccinélidos, crisopas y sírfidos), sobre todo adultos de coccinélidos.

Los niveles de cercospora (Cercospora beticola) durante el mes de junio han ascendido con respecto al mes anterior, siendo altos en ambas provincias. En Sevilla se registró una media provincial máxima de 29,7% de hojas intermedias con presencia, a final de mes; mientras que en Cádiz el máximo valor de la media provincial fue del 11,4%, registrado la tercera semana de junio. En ambas provincias remolacheras se han realizado tratamientos fungicidas en las parcelas que superaron el respectivo umbral de daño. Con las actuales condiciones meteorológicas, favorables para su desarrollo (sobre todo en parcelas de riego), se recomienda seguir la evolución de esta enfermedad muestreando periódicamente el cultivo.

En cuanto a roya (Uromyces betae), se ha observado presencia leve en ambas provincias remolacheras, con unas medias provinciales que no han superado el 6% de hojas intermedias con presencia en Cádiz , y el 9% en Sevilla. Hay que destacar que los tratamientos fungicidas efectuados para controlar la cercospora ayudan también a mitigar el daño ocasionado por este hongo, pudiendo enmascararse la incidencia real de roya sobre el cultivo.

La incidencia de oídio (Erysiphe betae) sobre el cultivo ha sido muy leve en ambas provincias; alcanzándose, en Cádiz, una media provincial máxima del 0,6% de plantas afectadas por esta enfermedad. En Sevilla, el máximo valor de la media provincial fue de 1,2% de plantas afectadas. La presencia de lepra (Urophlyctis leproides) en corona ha sido baja en ambas provincias remolacheras, alcanzándose unas medias provinciales máximas de 2,4% de plantas con tumores en corona en Cádiz, y un 0,3% en Sevilla. En cuanto a la presencia de esclerocio (Sclerotium rolfsii) en el cultivo, se ha observado presencia muy leve en ambas provincias remolacheras, con unas medias provinciales máximas del 0,4% de superficie afectada en Cádiz y del 0,2% en Sevilla.

Con las actuales condiciones meteorológicas se recomienda seguir la evolución de las enfermedades, muestreando periódicamente el cultivo. Hay que tener en cuenta que los sucesivos riegos al cultivo pueden favorecer la aparición de nuevas contaminaciones de las enfermedades.

Sección: