José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Recientemente el Consejo Económico y Social de Castilla y León ha publicado, tras su aprobación por unanimidad, su  informe anual sobre la Situación Económica y Social de Castilla y León correspondiente a 2017, un documento que es ya una referencia para cualquier persona que quiera conocer la coyuntura económica de la región.

Dentro del primer Capítulo de dicho documento la agricultura, la ganadería así como la industria agroalimentario tienen un peso fundamental, no sólo por las cifras y datos que se ofrecen sino por las conclusiones y, especialmente, las recomendaciones que se ofrecen para seguir avanzando en la mejoría del sector.

Precisamente dentro de esas recomendaciones, y dado el momento actual de las negociaciones sobre una nueva reforma de la Política Agraria Común, destaca que se demande que “los pagos directos deberían beneficiar sólo a los agricultores activos, aquellos cuyos ingresos procedan al menos en un 50% o más de la agricultura o ganadería”. Además, en este mismo apartado se demanda una “PAC sólida y bien financiada y sin renacionalizaciones”.

Otro de los aspectos en los que más inciden las recomendaciones del CES de Castilla y León son el etiquetado y la cadena de valor agroalimentaria. En el primer tema reclama “un etiquetado obligatorio sobre el origen de los productos agrícolas que no obstaculice la libre circulación de bienes en la Unión Europea”. Mientras que en el caso de la segunda demanda seguir trabajando en lograr el equilibrio de la misma, incidiendo especialmente en la mejora de la posición del sector productor, “el más débil”.

Incentivar la exportación, es otro aspecto considerado clave por esta institución en su informe de 2017, pero sin olvidar que “se debe favorecer el acceso de agricultores y ganaderos a proveedores de insumos de terceros países fuera de la Unión Europea para evitar el monopolio de precios que encarecen los costes de producción”

Facilitar el acceso de los jóvenes a la tierra, introduciendo ayudas que favorezcan la transmisión de las explotaciones especialmente a los titulares de ellas sin sucesores; impulsar la llegada de la tecnología y la innovación al sector o continuar avanzando en el uso eficiente del agua mediante la modernización de regadíos son algunas de las recomendaciones que realiza el CES de Castilla y León.

Impulsar las energías renovables en el sector agrario y agroalimentario debe ser, en opinión de este órgano consultivo, otra de las prioridades de las Administraciones Públicas, que, además, deben estar muy vigilantes para evitar prácticas abusivas como, por ejemplo, la venta a pérdidas que “sólo contribuyen a distorsionar el buen funcionamiento del mercado”.

Desde el CES se ha valorado de forma muy positiva la puesta en marcha del Observatorio de Precios de Castilla y León, como elemento clave para evitar las grandes diferencias entre precios en origen y destino.

Para finalizar, subrayar dos de las recomendaciones realizadas: apoyar el desarrollo de la agricultura ecológica en Castilla y León así como la modificación sustancial del contenido de la Ley de Titularidad Compartida para hacerla más atractiva

Sección: