Agronews Castilla y León

La delegada territorial, Yolanda de Gregorio, presidió ayer, 16 de septiembre, primera de manera presencial desde abril de 2020 y guardando todas las medidas sanitarias, la reunión del Consejo Agrario Provincial de Soria, órgano de diálogo entre la Junta de Castilla y León y el sector profesional agrario, representado en nuestra provincia por cuatro vocales de Asaja y dos de Alianza para la Unidad del Campo.

El Consejo Agrario decidió, por unanimidad, mantener los precios de los pastos sometidos a régimen de ordenación común, que está entre un precio mínimo de 0,85 euros por hectárea y un máximo de 2,95, renunciando a aplicar la subida del IPC, cifrada en un 3,3 %, al objeto de apoyar al sector del ovino y permitir que sus rentabilidades no sean menguadas por los costes de pastos y rastrojeras. Esta propuesta será  comunicada a todas las Juntas Agrarias Locales para que puedan tramitar las adjudicaciones de pastos para el año ganadero que estamos iniciando.

En la reunión se analizó la problemática de los daños que la fauna salvaje causa a los cultivos, fundamentalmente al girasol, con unos siniestros declarados ante Agroseguro que se aproximarán a 5.000 hectáreas en la provincia. El sector agrario ha expuesto la importancia de la caza como elemento de control de las poblaciones de corzo, ciervo y jabalí, así como la necesidad de hacer cumplir a los titulares de los cotos de caza los planes cinegéticos aprobados para paliar en lo posible los daños en los cultivos, teniendo en cuenta, además, que estas poblaciones suponen un riesgo para la seguridad vial.

También se realizó un repaso a la situación actual de las campañas de saneamiento ganadero, en las que se sigue avanzando en dirección a la consecución de la erradicación de tuberculosis en vacas y cabras. Se pidió que se habiliten pruebas diagnósticas que permitan una mayor  celeridad en el conocimiento de los resultados para evitar la incertidumbre en los ganaderos. En este sentido, la delegada territorial agradeció al sector ganadero los esfuerzos que se están haciendo para acabar con una enfermedad del ganado que se trasmite al ser humano y comprometió una mayor comunicación con el sector para que la información llegase lo antes posible a los ganaderos afectados.

Otro de asuntos tratados ha sido la preocupación del sector por el “grave problema” que está suponiendo para los ganaderos de ovino los cada vez más frecuentes ataques por animales incontrolados, como perros asilvestrados y lobos. El sector ganadero ha manifestado que no llegan a denunciarse todos los ataques que se producen, lo que le lleva a pensar que la presencia de ejemplares errantes que atacan al ganado es creciente, causando graves inconvenientes para el desarrollo de la actividad del pastoreo en muchas zonas de la provincia, obligando a cambiar totalmente el manejo de los rebaños, deja sin aprovechamiento a grandes extensiones de pastos y provoca un claro desinterés en los ganaderos por la continuación de la actividad.

El sector ha solicitado a la Administración regional que ponga en marcha las medidas de control necesarias para que sea posible la convivencia entre el lobo y la ganadería extensiva, que obliga ya que considera que las indemnizaciones por los animales muertos no solucionan el problema.

La delegada territorial recordó que Castilla y León, Asturias, Cantabria y Galicia, las comunidades autónomas que tienen la responsabilidad de gestionar el 95 % de los lobos de España, con el apoyo de otras Comunidades, han reiterado su oposición la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Especial Protección (LESPRE), que pretende el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd), y siguen trabajando, junto a las Organizaciones Profesionales Agrarias, en buscar la mejor estrategia para la gestión del lobo en convivencia con la ganadería extensiva.

Por último, en el apartado de ruegos y preguntas, Yolanda de Gregorio agradeció al sector los esfuerzos realizados en la campaña de recolección de la cosecha de cereales con el fin de evitar incendios accidentales por el necesario uso de la maquinaria agrícola. Ha expuesto que la provincia de Soria mantiene un número bajo de hectáreas siniestradas y ha reconocido que la implicación de los agricultores en las tareas de extinción, mediante el uso de tractores y aperos de labranza, ha sido fundamental para un control temprano de los focos de incendios.

Sección: 

Provincias: