Agronews Castilla y León

El Consejo Agrario Provincial de Zamora, presidido por la delegada territorial, Clara San Damián, se ha reunido hoy, 22 de octubre, por videoconferencia para abordar la propuesta del Servicio Territorial de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural sobre los precios máximos y mínimos por hectárea que han de regir el aprovechamiento de los distintos tipos de pastos para el año 2021. Así, se ha acordado 7,23 euros de precio máximo y 5 euros de precio mínimo para la primera categoría; 5,85 y 4 euros para la segunda categoría; y 4,36 y 3 euros para la tercera categoría, los mismos desde el 2019.

La delegada territorial de la Junta, durante la reunión con las Organizaciones Agrarias (OPAS) de la provincia, ha manifestado que “el compromiso de la Junta de Castilla y León con el sector primario se traduce, entre otras cosas, con el pago de anticipo de la PAC desde el pasado 16 de octubre con más de 52,3 millones de euros para 8.541 agricultores zamoranos. Todo ello, gracias a la coordinación de los propios implicados, además de los empleados públicos y por supuesto, la inestimable colaboración de las organizaciones agrarias que trabajan con la administración en la misma dirección, solventar los problemas del campo. Estos pagos facilitarán al sector el poder afrontar el inicio de las labores de la campaña de siembra de 2020”.

Por otra parte, el Consejo también ha fijado las mismas fechas tope de recolección de los diferentes tipos de cultivos para 2021 que el año pasado. En este sentido, se ha acordado que la fecha tope será el 31 de marzo para el maíz y la remolacha, el 31 de julio para las leguminosas de consumo animal (guisante, veza, algarroba, yeros, colza y altramuz), el 15 de agosto para recolectar los cereales de invierno, el 31 de agosto para los garbanzos y lentejas, el 30 de septiembre para la alubia, mientras que el 30 de octubre será la fecha límite para cosechar el girasol, teff y el sorgo.

Asimismo, se ha informado a los miembros del Consejo Agrario sobre la Estrategia Integral de prevención y lucha contra el topillo campesino en Castilla y León que plantea un modelo de lucha de carácter preventivo, permanente y atemporal, basado en el manejo continuo del territorio. Además, se ha comunicado a los distintos agentes implicados instándoles a la vigilancia y a la ejecución y seguimiento de las medidas fitosanitarias que se han emitido a modo de recomendaciones de manejo para el periodo otoño-invernal de 2020 destacando la gran importancia de estar siempre en alerta y cumplir las recomendaciones. Destacar que los datos de monitorización de la campaña estival reflejan una situación poblacional baja y por tanto, de momento no hay problemas relevantes.

Sección: 

Provincias: