Diego Villacorta - Agronews CyL
  • El incendio en El Arenal ha sido dado por extinguido mientras que el de Gavilanes en Ávila continúa en Nivel 0.

Este 1 de julio comienza de manera oficial la campaña de riesgo alto de incendios en Castilla y León. Un incremento en las dotaciones tanto de profesionales, con más de 4.300 efectivos -240 más que el pasado año- como de presupuesto para la prevención, cuyas cifras han ascendido un 17 por ciento respecto a lo acometido en otros años. Sin embargo antes de la puesta en marcha de todo este operativo, la Unidad Militar de Emergencias y hasta una docena de medios aéreos tuvieron que participar en la extinción de dos incendios en la provincia de Ávila, uno en El Arenal que ha afectado a 30 hectáreas y, el más importante en Gavilanes.

Más de 1.200 hectáreas de matorral y pino que ardieron en casi 72 horas y que, aunque está en nivel 0 de infocal, hay rescoldos que aún se mantienen vivos. De hecho las llamas se extinguieron hasta la localidad vecina de Pedro Bernardo donde los ciudadanos e incluso el propio alcalde tuvieron que movilizarse denunciando la falta de medios por parte de la Junta de Castilla y León: “El agente medioambiental me dijo que no podía sacar el camión del garaje, porque veía que el fuego vendría hasta la localidad y nos quedábamos sin monte como pasó en 1986” aseguraba David Segovia regidor de esta localidad en declaraciones a Agronews.

El 93 de los incedios son intencionados

De hecho pedía al consejero  Juan Carlos Suárez Quiñones que, “igual que está la mano del hombre en el origen que también se ponga mano humana para evitarlo y realizar tareas de limpieza de montes”. Unas palabras que no han pasado inadvertidas para el titular de Medio Ambiente que negaba la mayor: “Rechazo esas críticas, lo que tienen que hacer los responsables es mandar mensajes de responsabilidad para que no se quemen los montes, hubo hasta 12 motobombas para que no se acercase a la población, estuvo protegido por medios más que suficientes” aseguraba.

Esta situación de abandono que denuncian desde el pueblo y la posterior indignación se ha extendido a localidades contiguas que solicitaban “menos palabras y más ayuda” Quiñones ha contestado a ello asegurando que han colaborado “todas las administraciones”. Sobre la intencionalidad, el fuego de Pedro Bernardo continúa en fase de investigación mientras que en el caso del de El Arenal, la intencionalidad ha sido clara: “El 93 por ciento de ellos son intencionados, todos a una tenemos que lanzar un mensaje de responsabilidad y vigilancia en el monte y que no se tolere que nadie pueda quemarlos” zanjaba el consejero.

 

Sección: