Agronews Castilla y León

Por resolución de 19 de diciembre de 2013, de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo, publicada el 21 de enero de 2014, se inicia el  expediente para la declaración como bien de interés cultural con categoría de conjunto etnológico, al Conjunto de Bodegas de Aranda de Duero.

Aranda de Duero se localiza en el extremo sur de la provincia de Burgos, en una Situación privilegiada en la ribera del Duero. 

En la actualidad, el conjunto de Aranda de Duero conserva, junto a la trama medieval y los restos de la muralla, edificios de relevante interés declarados de interés cultural  como la iglesia de Santa María, la iglesia de San Juan y un rollo de justicia.

El elemento más destacado que singulariza el conjunto, y justifica su declaración como bien de interés cultural en la categoría de conjunto etnológico, es la red de bodegas excavadas bajo las casas y todo el legado patrimonial relacionado con la arquitectura del vino, necesario para llevar a cabo las tareas de estrujado, prensado, trasiego y  almacenado del vino.

El conjunto de bodegas tradicionales de Aranda de Duero se caracteriza, desde un punto de vista histórico y etnográfico, por su estrecha vinculación al nacimiento y desarrollo urbano de la villa. De hecho, el desarrollo en superficie de la villa se produce paralelamente a su desarrollo en profundidad, horadándose el subsuelo mediante un complejo entramado de túneles y galerías.

El plano de Aranda de Duero de 1503, depositado en el Archivo General de Simancas, ofrece una valiosa información de la villa desde el punto de vista histórico y urbanístico. 

 Actualmente, la mayor parte de las bodegas conservadas están localizadas en el entorno de la iglesia de Santa María, en el centro histórico de la villa, si bien existe un grupo de bodegas fuera de la antigua muralla.

El conjunto de bodegas de Aranda de Duero constituye un singular patrimonio de relevante interés histórico y etnográfico, por su extensión –con más de 5 kilómetros de galerías–, por su ubicación debajo del caserío del casco antiguo, por su configuración en forma red o tela de araña, por su antigüedad, por la fisonomía de cuevas y túneles excavados bajo el suelo y por la estructura de su propiedad. 

Por todo ello, las bodegas de Aranda de Duero constituyen un patrimonio singular, representativo de un pasado y de unas formas de vida digno de ser conservado y transmitido a generaciones futuras.

 

Sección: 

Provincias: