Agronews Castilla y León
  • Conviene valorar factores del animal como su longevidad, tamaño de adulto, alimentación, necesidad de ejercicio físico, gastos de mantenimiento y tiempo de atención que requiere
En estas fechas en las que muchas familias incorporan un animal de compañía, el Colegio de Veterinarios de Valladolid hace un llamamiento a la reflexión sobre la viabilidad e idoneidad de la llegada de esa mascota al hogar, para que la integración resulte exitosa, y recuerda que los veterinarios son los profesionales indicados para asesorar sobre la especie que es más indicada en cada caso. 
 
Tener un animal aporta numerosos beneficios a la salud de sus dueños, porque mejora el estado físico y favorece la salida al aire libre para pasear y hacer ejercicio. “Además, las mascotas ayudan a evitar la soledad y mejoran nuestro estado anímico, pero su tenencia supone un compromiso y una responsabilidad, ya que somos los garantes de su calidad de vida y bienestar, que depende de nuestro trato y dedicación como propietarios”, señala Rufino Álamo, presidente del Colegio de Veterinarios de Valladolid.
 
Por este motivo, antes del paso definitivo, es preciso reflexionar sobre la disponibilidad y capacidad para dar respuesta a las obligaciones que se contraen. Conviene conocer de antemano las necesidades del animal: cuánto vivirá, qué come, cuánto ejercicio necesita, qué tamaño alcanzará, qué gastos hay que asumir y el tiempo que necesitaremos para cuidarlo y limpiarlo, o su compatibilidad con los demás miembros de la familia.
 
Acudir a centros de protección animal
 
“El veterinario es el perfil indicado para asesorar sobre la idoneidad. No haber realizado una valoración adecuada de nuestra disponibilidad o no acertar con la especie que mejor se adapta a nuestras circunstancias puede hacer inviable esa deseada convivencia”, asegura Rufino Álamo, quien recomienda acudir en primera instancia a los centros de protección animal en busca del compañero preferido, “al igual que debe ser el punto de entrega cuando nos sea imposible continuar esa relación, porque el abandono está penado”.
 
En términos estrictos de salud, el Colegio de Veterinarios de Valladolid aclara que los animales pueden portar enfermedades que se contagian a las personas -denominadas zoonosis-, por lo que resulta aconsejable observar ciertas medidas
de prevención, como por ejemplo:
 
- Los hogares con niños de hasta 6 años no deben tener reptiles como mascotas (tortugas, lagartos, serpientes), anfibios (ranas, sapos) o aves de
corral por el riesgo de salmonelosis.
 
- Del mismo modo, las embarazadas deben evitar adoptar un gato nuevo o manipular gatos callejeros, especialmente gatitos, para evitar la
toxoplasmosis, enfermedad que puede afectar al feto. No es necesario renunciar a su gato actual, pero debe evitar cambiarle la arena. Igualmente
deben evitar el contacto con roedores domésticos para evitar la exposición al virus de la coriomeningitis linfocítica, que puede causar defectos
embrionarios.
 
- Para evitar las zoonosis hay que observar una adecuada higiene en nuestra relación con las mascotas. Por ejemplo, tras jugar, alimentarlas, limpiarlas y antes de comer, siempre es necesario lavarse las manos.
 
- Una atención veterinaria regular, con vacunaciones y desparasitaciones, es fundamental para mantenerlas sanos a los animales de compañía y a los dueños. El veterinario asesorará sobre el programa preventivo necesario y cómo tratar sus enfermedades.

Sección: