Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Asaja León realiza su balance anual, un año en el que el sector primario dejó de ganar en León más de 22 millones de euros por el descenso del 8,6% de la renta agraria

  • La organización agraria anuncia movilizaciones conjuntas con otras opas este 2020 porque “los problemas estructurales” no se arreglan

La organización  agraria Asaja lleva más de tres décadas haciendo balances anuales del sector primario en la provincia de León, poniendo cifras y comparando los ascensos y descensos de cada uno de los subsectores. Y en el de este año destaca un dato, el del descenso de ocupados, que baja un 1,49%, pasa de 6.838 en 2018 a 6.736 al cierre de 2019, es la “sangría más baja en 30 años” resumía su secretario general, José Antonio Turrado, que recuerda que ha habido años en los que el descenso ha superado el 6% en los afiliados al Régimen especial de trabajadores autónomos dentro agricultura ganadería y forestal. Hablamos, reconoce, “de un sector que no va a crecer, pero sí se ha comenzado a frenar la sangría”. El nuevo tipo de explotaciones cada vez más grandes y tecnificadas se traduce en otra realidad, la del aumento del número de asalariados y el descenso del número de autónomos, concretamente los primeros suben un 2,8%.

El año 2019 fue, en general, bueno para el regadío y “pésimo” para el secano con un descenso en la producción del 42%. Y para 2020, Turrado destaca varios retos, al nuevo Gobierno central le pidió que en el Presupuesto General de este año recoja modernización de regadíos y también un impulso a las ayudas, así como mejorar los seguros agrarios. Sin embargo, lo más importante, es que España haga una buena defensa del sector “en el marco financiero anual sobre el que se sustenta la PAC”.

Y en cuanto a políticas de la Junta de Castilla y León, la organización está “pendiente” de la aprobación del anteproyecto de Ley de Caza de Castilla y León, “por los importantes daños que causa la fauna salvaje” al sector primario y también de la inversión en concentraciones parcelarias de secano, sobre todo en los Oteros, y el sector XVII de Los Payuelos. Por otro lado, Turrado ha mostrado su “preocupación” por la imagen “distorsionada” que se está generalizando sobre agricultura y ganadería tras la Cumbre del Clima de Madrid.

22 millones de pérdida de renta agraria

Extrapolando los datos del ministerio de Agricultura que cifran el descenso de la renta agraria en un 8,6% en 2019, la provincia de León habría perdido 22,2 millones de euros, tomando como base el informe que realiza Unicaja y en el que en 2018 la renta agraria de León alcanzó los 258,21 millones de euros. Aunque Turrado reconoce que en ese dato del ministerio tiene peso, por ejemplo, cultivos como el olivar, que apenas tienen presencia en la provincia.

 

Lo que más sube, la tierra

En los costes de producción, destaca el portavoz de Asaja, lo que más se ha disparado es el precio de la tierra, tanto arrendada como en propiedad. Este dato no se tiene en cuenta para calcular la renta agraria, pero sí es un “importante” coste de producción que, incluso, puede llegar a poner en “cuestión la viabilidad de muchas explotaciones”.

Además de la tierra, también en 2019 subió el precio de los piensos, que notó el subsector ganadero, y en regadío, lo que más afectó fue el ascenso de los fertilizantes.

 

Movilización del campo

El balance de 2019 no ha sido una “desgracia tan grande como para sacar los tractores a la calle”, pero el sector tiene “problemas estructurales que no se solucionan y que llevan a una caída de rentabilidad del sector primario, a la que se añade que vemos que lo que hacemos está perdiendo valor y la sociedad no reconoce nuestro papel”. Así respondió José Antonio Turrado a la pregunta sobre movilizaciones en este 2020 en León en un día en el que el presidente nacional de Asaja, junto con UPA y COAG firmaron una comunicación en la que anunciaron movilizaciones conjuntas y “que en los territorios se tomen las decisiones convenientes”. 

“Hay razones para que se haga un acto de protesta para decir estamos aquí, ponemos de nuestra parte para que el sector genere riqueza y empleo, pero se nos ponen muchas pegas.”, abundó Turrado que cree que “igual, de vez en cuando, hay que hacer una movilización preventiva” y en la provincia, entre las cuatro opas, hay “capacidad para movilizar” al sector.

 

 

Agricultura por sectores

Los cereales en secano tuvieron un año “malo” con una bajada del 42% de la cosecha. En regadío, el  maíz -aún con la cosecha por finalizar- ha sido “razonable” y con un récord en superficie, 71.800 hectáreas y rendimientos medios de 12.500 kilos por hectárea, lo que haría “esperar” una cosecha de 862.000 toneladas, un 20,7% más que el año anterior.

En cuanto a la remolacha, un cultivo que “ha ido a menos”, la campaña 2020-2021, será “decisiva porque de ella dependen el futuro a medio plazo, si no remonta, estará abocado a desaparecer”, asegura Turrado. Y la campaña actual, aún sin cosechar, ha supuesto un descenso en la superficie sembrada del 24%.

En patata, el año ha sido “bueno”, con ascenso en los precios – y ya van tres años seguidos-. En alubias, la calidad de la cosecha fue muy buena, pero hubo menos producción y la tendencia de lso precios es bajista.

En frutas y viñedos, la producción de pera en El Bierzo fue escasa y la de manzana, “catastrófica”, tampoco fue buen año para la castaña berciana debido a la sequía. En uva, subió la producción un 13%, pero aún así, fue una “cosecha muy escasa, con rendimientos por hectárea entre los más bajos de Castilla y León”, aunque, como parte positiva, la uva llegó en buen estado sanitario.

No fue buena la cosecha de un cultivo muy leonés como es el lúpulo, que bajó un 3,5%. Y, en forrajes, los rendimientos fueron “buenos en regadío y muy malos en secano”. 

 

Menos ganaderos, más animales

En ganadería, 2019 se ha cerrado en León con menos ganaderos y con un aumento del número de cabezas. En vacuno, por ejemplo, se ha pasado de 16.594 cabezas a 150.207. El incremento más importante se produce en avicultura de puesta con un incremento cercano al 35% y  en porcino, con un 7,6% más de animales. En el lado contrario se sitúa el ovino que ha perdido un 6,4% de cabezas según la última encuesta publicada en noviembre de 2018.

Asaja también destaca el importante crecimiento del sector apícola en la provincia, con una importante incorporación de jóvenes y mucha profesionalización. Según el ministerio, en 2018 había en León 55,886 colmenas, un 9% más que el año anterior.

Sección: 

Provincias: