Agronews Castilla y León

 

  • Si no nos dan los mismos años de garantía que de producción, estamos en riesgo

El bombeo solar es la solución definitiva para el agua potable, bien para consumo humano, o para usar en criaderos, piscinas o para el riego por energía solar. Tiene los mismos efectos que un sistema de bombeo tradicional, con una gran diferencia: nos permite dar uso y aprovechar las energías renovables. En las grandes explotaciones agrícolas es el sistema estrella.

Este sistema de bombeo solar vale la pena para extraer e impulsar el agua hacia un lugar determinado, por el beneficio ecológico que supone el uso de placas solares, que son las que alimentan la bomba que lleva el agua, con un importante ahorro energético que se consigue a largo plazo (la inversión realizada se recupera entre 6 y 10 años), ya que no hará falta más recurrir a generadores, tendido eléctrico o combustibles fósiles que, además de caros, son mucho más contaminantes.

Menos costes y menos mantenimiento, porque el bombeo solar entra en funcionamiento, como su propio nombre indica, gracias a la energía solar durante las horas de sol. Y los precios que se barajan actualmente para hacer esta inversión son ya más competitivos que hace algunos años (aunque hay que tener claro que siguen siendo más altos que para un sistema convencional). Pero hay que tener cuidado con la ‘letra pequeña’, porque escatimando en gastos, podemos encontrarnos con que una empresa no ofrezca la garantía que estos paneles solares necesitan.

 

Cuáles son las garantías que debemos que conocer

Porque los paneles fotovoltaicos han venido para quedarse mucho tiempo, es mejor ser previsor y estar debidamente informados. Un panel solar tiene una garantía de rendimiento (es decir, de la potencia. la capacidad de generación eléctrica) y otra de producto, que garantiza entre 10 y 12 años de vida sin fallos. Ésta cubre el panel en sí, posibles defectos de fabricación, un desgaste prematuro o cualquier tipo de inconveniente. Lo ideal es apostar por una buena marca cuya degradación de producto sea mínima, y la capacidad de producción se mantenga en el tiempo.

También hay que tener en cuenta que la garantía sea por los mismos años de producto que de producción, porque si esto está desequilibrado puede producir una situación de desprotección. Y como con cualquier producto que compramos, existe la posibilidad de ampliar el periodo. Sobre todo cuando se trata de inversiones de este calibre, compensa.

Lo más importante: Es el fabricante del panel solar quien proporciona la garantía y el fabricante no siempre es la marca de ese panel solar. ¿Qué quiere decir esto? Que aquí hay que tener mucho cuidado con esas empresas que compran una serie de paneles a una fábrica y los comercializan bajo su marca, porque podemos convertirnos en víctimas de una situación de indefensión. Si esa marca luego desaparece, es muy difícil reclamar la garantía. Por esto es tan importante que la marca que lo comercializa sea el propio fabricante, para no encontrarnos con sorpresas desagradables.

 

Qué hay que hacer para sacar el máximo rendimiento

Es necesario que el terreno tenga las características que permitan el máximo aprovechamiento, como un número de horas de sol suficiente o el sentido de orientación de los paneles; para así poder notar el verdadero ahorro en la factura eléctrica y la amortización en la inversión.

Cuanto mejor esté hecha la instalación, más eficiente será su funcionamiento. El precio de la electricidad prácticamente se ha duplicado en los últimos años, y el nuevo contexto ecológico y normativo pide cambios que consigan reducir el impacto negativo que generamos a nuestro medio ambiente. Como alternativa a este efecto “contaminante” hay que dar el lugar que se merece a soluciones como el bombeo solar.

Tags: 

Sección: