Agronews Castilla y León

El autoconsumo fotovoltaico es ya una realidad que ofrece ventajas concretas a la industria alimentaria y que además refuerza el compromiso que tiene Vitartis con la sostenibilidad, no solo medioambiental, sino también económica y social. Así se ha puesto de manifiesto esta tarde durante la celebración de la jornada ‘Autoconsumo fotovoltaico como fuente de ahorro energético en el sector agroalimentario’, organizada por la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, y Cylsolar, en el Centro de Soluciones Empresariales de la Junta de Castilla y León.

Grupo Matarromena, Hortícolas Murillo, Granja Pinilla, Dehesa Grande (UVESA), Dialgasa y Quesos Vallellano pusieron sobre la mesa su experiencia con el autoconsumo fotovoltaico y las ventajas que ofrece en cuanto al ahorro energético y económico. Un tema, el de la eficiencia energética, crucial para Vitartis, que tiene una “gran preocupación por la sostenibilidad, en todas sus vertientes”, tal y como explicó su presidente, Félix Moracho, durante la inauguración de la jornada, en la que se dieron cita medio centenar de empresarios.

“Es importante que en el sector se tengan las ideas claras sobre las oportunidades de ahorro de costes energéticos, que podrían suponer casi un 30% de los costes de producción”, añadió. En este sentido, Moracho apuntó que el desarrollo de la tecnología fotovoltaica para autoconsumo es atractivo para “los grandes consumidores de electricidad, porque favorece la eficiencia energética y reduce emisiones de gases de efecto invernadero".

Durante el encuentro, los ponentes trataron de dar una visión clara sobre esta tecnología y despejar cualquier duda sobre la legislación actual, el ahorro que puede generar, vida útil, inversión, gastos de mantenimiento y rentabilidad.

Por su parte, desde Cylsolar subrayaron que el autoconsumo fotovoltaico es una solución legislada y “muy rentable”, dado que el precio de esta tecnología se ha reducido drásticamente en los últimos años para “lograr disminuir los costes energéticos y, con ello, mejorar la competitividad de las industrias agroalimentarias, o de cualquier otro tipo”, según Ismael Martín, miembro de la Junta Directiva.

Sección: