Agronews Castilla y León

Las distintas administraciones francesas han autorizado, desde el lunes de esta semana, la reapertura de determinados mercados y mercadillos locales dedicados a la venta de alimentación. En principio el 25% de los más de 100.000 que existen en Francia volverán a funcionar en ciudadades de tamaño mediano, siempre siguiendo estrictas medidas de sanitarias, con lo que se tratará de dar salida a producciones, por ejemplo, de queso (la patronal de las industrias ha destacado que desde el inicio del confinamiento la ventas han caído un 80%), embutidos o espárragos que se encontraban bloqueadas por las restricciones al movimientos impuestas como consecuencia de la pandencia del coronavirus.

Los mercados que ahora se vuelven a autorizae se prohibieron el pasado 24 de marzo y cuentan, buena parte de ellos, con menos de 10 vendedores.

La Federación que agrupa esta forma de ventas había presentado una reclamación ante el Consejo de Estado francés criticando el trato desigual que se les daba frente a las grandes superficies.

Dentro de las medidas sanitarias que se van a tomar va a estar que sean los propios ayuntamientos los que proporcionen personal que organice la circulación de los consumidores que deberán acudir sólo uno por hogar, siendo necesario que a la entrada y la salida de los mismos se ponga a disposición de los compradores gel hidroalcohólico. Los puestos estarán más distanciados y el vendedor deberá lavarse las manos entre cliente y cliente.