Agronews Castilla y León

Desde luego es un proceso complicada y largo, que probablemente tendrá una continuidad durante toda la vida del animal, hablamos de la educación de nuestra mascota canina. Sin embargo, será fundamental la labor que podamos desarrollar en los primeros momentos, aquí podemos hablar de semanas y meses, que nuestro cachorro pasa a ser un componente más de nuestra familiar.  Un tema importante es realizar un test raza de perro que nos permita conocer sus orígenes y las características general de la misma en lo que a comportamientos se refiere, sin olvidar el aprovechar la amplia oferta de información al respecto que nos ofrecen páginas web especializadas como DogsPlanet.com

La constancia y la paciencia deben ser la base de ese periodo de socialización que bien podemos decir que puede ocupar los tres primeros meses, unas ocho semanas aproximadamente, de la vida del mismo, por lo que es sencillo comprender que el mejor momento para llevar a nuestro hogar un nuevo integrante debe ser en las ocho primeras semanas de vida del mismo, ya que, en ese momento, son esponjas para asimilar esos procesos que harán más fácil y sencilla la convivencia de todos. Es fácil de comprender que el animal responderá de forma reactiva a todos los estímulos positivos que podamos ofrecerle, siendo clave en su “educación” descubrir cuanto antes los miedos del mismo para tratar de atajarlos en los primeros estadios de desarrollo, por lo que es clave que en esas primeras semanas pueda conocer todo aquello con lo que va a convivir en los próximos años de su vida, desde otros animales ya sean perros o no, niños, a vehículos, experiencias como viajar, el veterinario, los paseos, los juegos… con lo que se evitará que pueda desarrollar miedos a cualquiera de ellos que puedan complicar la convivencia de todos.

Quizás uno de los elementos más importantes y que en muchas ocasiones se pasa por alto es el hecho de que aunque tratemos de pasar el máximo tiempo con nuestro cachorro, con nuestro nuevo compañero, es indudable y muy probable que vaya a pasar muchas horas solo por lo que es fundamental acostumbrarle a esa circunstancia.

Una de las mayores preocupaciones es cómo educar a un cachorro para que pueda hacer las necesidades fuera y dentro de casa. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es nuestro cachorro no se puede aguantar, por lo que, evitando enfadarnos en el momento que se pueda producir un error, tenemos que trabajar para propiciarle un lugar, dentro de nuestra casa en el que sepa que pueda hacerlas en caso de que no haya posibilidad de realizarlas en el exterior, y sobre todo mostrárselo en aquellos momentos en los que sea más habitual hacer sus necesidades como puede ser después de dormir, de jugar o de comer y no olvides felicitarle cuando lo haga de una forma correcta y, lo mismo se debe hacer cuando lo haga en el lugar adecuado durante sus salidas.

Otro tema fundamental es el de las primeras salidas de nuestro cachorro al exterior. Son muchos los profesionales que aconsejan salir con nuestro compañero, en estas primeras semanas, atado con un arnés y una correa de posiciones que nos permite tener un control de sus movimientos que, al principio serán aleatorios y difíciles de anticipar… por lo que puede ser interesante iniciar esa práctica incluyo dentro de casa para que no la extrañe al salir.

Sección: