Ecologistas en Acción denuncia que una macrogranja porcina amenaza el abastecimiento de agua, la salubridad y un futuro sostenible en el altiplano granadino.

Agronews Castilla y León

8 de febrero de 2018

obras macrogranja canete ff216

Ecologistas en Acción está a la espera de respuesta a las alegaciones presentadas al proyecto, antes que se produzca la aprobación definitiva por parte de la Junta de Andalucía a la construcción de macrogranja de cerdos proyectada por CEFUSA-El Pozo, que amenaza el abastecimiento de agua, la salubridad y un futuro sostenible en el altiplano granadino.

Entre las provincias de Granada y Almería, el complejo contará con seis núcleos de producción y ocupará casi mil hectáreas de extensión entre La Puebla de Don Fadrique y María, contemplando 2.568 cerdas de reposición, 18.000 cerdas reproductoras y 120 verracos para una producción de 549.000 lechones al año.

La empresa intenta aprovechar la precaria situación económico-social de la zona para ganarse la aprobación de la población local con la promesa de los puestos de trabajo, afirman desde la asociación ecologista que pone en duda las condiciones laborales, especialmente en lo que a sueldos se refiere, y lo mismo hace con el bienestar animal de este tipo de explotaciones.

Estas instalaciones consumirán más de 150.000 metros cúbicos de agua al año en una zona deficitaria y podría afectar al abastecimiento de pueblos cercanos, como Topares o Las Cañadas de Cañepla.

La producción de purines es enorme, según Ecologistas en Acción, casi 150.000 metros cúbicos al año, que se esparcirán sobre las 900 hectáresas de la finca. El vertido, años tras año, sobre el terreno, superará los límites establecidos por la legislación, que establece 210 kg de nitrógeno por hectárea al año, ya que alcanzará casi los 400 kg.

Esta sobresaturación en nitrógeno puede llegar por escorrentía a lugares, dentro y fuera de la finca, que sean permeables y pasen a los acuíferos de los que se abastecen las poblaciones. Estos arrastres podrían llevar la contaminación a Los Llanos de la Puebla, y poner en peligro los abastecimientos de Huéscar, La Puebla de D. Fadrique y Almaciles. De hecho el abastecimiento a Topares se encuentra en el límite de contaminación por nitratos.

El zinc y, sobre todo, el cobre, presentan un serio peligro como consecuencia del creciente incremento de sus dosificaciones en los piensos compuestos. El peligro más grave es el generado por altos niveles de cobre. Este puede producir fitotoxicidad e intoxicaciones en los rumiantes, particularmente en el ganado ovino, que consumen plantas criadas en estos suelos contaminados.
Los daños por cobre en las ovejas están contrastados y podrían suponer unas pérdidas enormes a la economía local basada en la cría del cordero segureño.

La zona donde se van a esparcir los purines está catalogada por la Junta de Andalucía como ZIAE (Zona de Importancia para las Aves Esteparias) Nº 19 denominada Cañadas-Los Llanos. Allí se encuentran especies como la ganga ortega especie catalogada “En Peligro de Extinción” y tres especies de aves esteparias consideradas como “Vulnerables a la Extinción”, como el aguilucho cenizo, el sisón común y el alcaraván común.

La solución que aporta la empresa, y aceptada por la Junta, es que se van a ver favorecidas estas aves, ya que aprovecharán los restos del pienso para el ganado y además se les van a crear unas charquitas para que beban agua. .

Una instalaciones de este tipo producirán olores molestos que, dependiendo de la intensidad y dirección del viento, puede causar molestias a las poblaciones vecinas.

Además, se asume que van a proliferar insectos molestos que harán que la instalación ganadera pueda aumentar el riesgo de aparición de enfermedades en el ganado y las personas, a pesar de los planes específicos que presenta la empresa para combatirlos.



Share This