Agronews Castilla y León

Después de un inicio de campaña bueno con la recuperación de enjambres y un prometedor mes de abril, todo se truncó con el inicio de mayo donde, la floración se estropeo por las altas temperaturas con lo que la campaña de recogida tanto de polen, como de miel, fue muy mala, aseguran desde UPA – UCE Extremadura.

En el periodo de verano, por un lado como la cosecha de miel sigue siendo mala, el mes de julio y agosto con las sucesivas olas de calor, además nos traen miles de colmenas que se han muerto por golpe de calor, perdiendo así tanto las abejas como la producción.

Además como cada verano seco la presión voraz de los abejarucos, hace peligrar ciento de colmenas.

Esta lucha desigual, la indefensión del sector apícola contra esta plaga de pájaros y el ridículo proteccionismo de una especie que ya no debería estar protegida y ni en peligro de extinción, ya que es una verdadera plaga.

La apicultura se siente, afirman desde UPA, golpeada por una climatología, así como por las políticas proteccionistas del abejaruco. Así, han pedido que se controle y si no es así, los daños que producen en las explotaciones se indemnicen.

El sector, además de soportar la situación climática, al abejaruco, o a la varroa, sin poder controlarla al no tener medicamentos eficaces, tiene que hacer frente los costes tanto en alimentación , donde ha subido un 50%, como los combustibles, indispensables para la trashumancia tan necesaria.

Desde UPA se critica que no se contempla en el paquete de ayudas dentro del 5% que puede gastarse de los fondos de Desarrollo Rural, como si están otros sectores.

Recordar que la apicultura es básica en comarcas como La Siberia, Gata-Hurdes e Ibores-Jara, además somos la primera Comunidad Autónoma en número de colmenas, con más de 1700 apicultores con unas 660.000 colmenas.

Solicitan desde UPA que se controle la población de abejarucos, así como el acceso a ayudas ante la situación tan dramática por la que está pasando la Apicultura.

Sección: