Los pescadores furtivos E.G.M y J.R.C, naturales de Santo Domingo de Silos y de Lerma, respectivamente, han sido condenados a cuatro meses de prisión y una multa de 1.400 euros por cometer un delito contra la fauna protegida. Ambas personas fueron sorprendidos por agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Burgos pescando cangrejo autóctono, en el arroyo Peñacoba de la localidad.

Los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León les sorprendieron pescando cangrejos autóctonos en el arroyo Peñacoba y les requisaron doce ejemplares que fueron posteriormente liberados.

Por ello, EGM ha sido condenado a cuatro meses de prisión y JRC a una multa de 1.400 €. A ambos, el Juzgado les ha impuesto además la inhabilitación para cazar o pescar durante dos años.

El cangrejo autóctono es una especie incluida en el catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría de “vulnerable”, por lo que su pesca está prohibida.

www.burgosconecta.es

Sección: 

Provincias: