Antonio Álvarez Rodrigo - Agronews CyL
  • Lovepamur, compuesta por 14 mujeres, sirve menús a domicilio a cerca de un centenar de personas en la comarca de Vega-Valdavia

  • Su próximo paso es exportar su modelo de negocio a toda España “para llevar comida a donde nos pidan”, asegura una de sus fundadoras

Un proyecto palentino se ha llevado el premio a la Igualdad 2019 en la categoría de ‘Emprendimiento’ otorgado por el Instituto de la Mujer en el marco de la semana que culmina este viernes 8 de marzo con el Día Internacional de la Mujer. La sociedad cooperativa Lovepamur ha sido reconocida por su proyecto de atención a personas mayores y servicio de comida a domicilio en la provincia de Palencia, así como por ser un ejemplo de empleo femenino en el medio rural.

“Es un premio por luchadora”, comenta Loreto Fernández, una de las mujeres que hace once años dio el primer paso. “Nacimos para cubrir un servicio en la zona de Saldaña y por pura necesidad de trabajar. Empezamos con la formación y a partir de ahí fundamos la cooperativa para prestar un servicio de ayuda a la dependencia”, rememora.

El premio nacional supone un espaldarazo a más de una década de trabajo en un entorno, el rural, que se está desangrando a borbotones, y que necesita como agua de mayo (o de febrero) de proyectos como éste que aumentan los servicios y, por tanto, la calidad de vida en los pueblos de Castilla y León.

“Sale mejor comprarnos la comida a nosotros que ir a comprar y cocinar”, comenta Loreto

“Sin embargo, no es fácil empezar. Es un esfuerzo titánico. Si no te echan una mano es complicado. A nosotros nos ayudaron desde FADEMUR”, continúa Loreto que pronto se encontró con el primer aprendizaje. “Prestamos ayuda a la dependencia, que no es lo mismo que ayuda a domicilio. Éste último servicio se convoca a través de la Diputación y nosotras no tenemos presupuesto para concurrir”, explica.

Loreto Fernández recibe el premio a Igualdad 2019 del Instituto de la Mujer.

No obstante, siempre hay senderos que transitar. “Con el paso del tiempo nos dimos cuenta de que había una necesidad de una alimentación variada y nutritiva para las personas a las que estábamos atendiendo”, cuenta. Así hace siete años, ni cortas ni perezosas, se pusieron manos a la obra: “Nos formamos y creamos un servicio de cocina a domicilio en el medio rural”.

Con los fogones en Saldaña y dos furgonetas para repartir, Lovepamur cubre actualmente cinco rutas en la provincia de Palencia. “Una de las ventajas que tienen los pueblos es que puedes encontrar locales grandes a precios asumibles”, reconoce Loreto, quien es la cara visible de un proyecto eminentemente femenino. “Pero por que ha coincidido así. No porque no aceptemos hombres”, se defiende.

En total, 14 mujeres de entre 27 y 50 “y tantos” trabajan diariamente en las labores de cocina, ayuda a la dependencia, formación y reparto de este proyecto que da un poco más de vida a la zona rural de Castilla y León. Y dentro de poco de España. “Estamos montando una web y nuestra idea es llevar este proyecto a toda España”, asegura con tono de orgullo esta palentina con sangre emprendedora.

Su próximo paso es exportar el modelo a toda España, “llevar comida a quien nos la solicite”, según explica una de sus fundadoras

“Eso sí, todo por un sueldo muy pequeño a final de mes”, comenta. Aunque la satisfacción del trabajo bien hecho y el servicio a su comunidad debe de ser una buena paga extra si tenemos en cuenta el orgullo con el que habla de Lovepamur, una sociedad cooperativa que presta ayuda a la dependencia, comida a domicilio “y también alguna cena” a unas 80 personas.

“Y no todas son personas mayores. Ahora vamos teniendo de todo. Les sale mejor comprarnos la comida a nosotros que ir a comprar y cocinar”, comenta Loreto quien nos da el precio, uno de los secretos del éxito: “Trabajamos con menú a través de bonos mensuales, semanales o diarios. También estamos abiertos a alérgicos. El bono 30 sale a 5,95. ¡Y no está subvencionado!”.

En el medio rural cada vez hay menos mujeres, “pero las que hay, intentan emprender. Yo estoy rodeada de esas mujeres”, concluye esta palentina que el lunes pasado recibió en Madrid en nombre de sus compañeras el reconocimiento a la lucha silenciosa y diaria para que el medio rural siga teniendo vida más allá de la agricultura y la ganadería.

Provincias: