Agronews Castilla y León

El cuidado de la salud de nuestros animales de compañía, fundamentalmente gastos y perros que son los que generalmente tienen una mayor presencia en nuestros hogares, es un elemento fundamental no sólo para ellos sino también para los que convivimos con ellos ya que evitaremos el peligro que suponen las zoonosis, es decir, aquellas enfermedades que se pueden transmitir desde los animales a los humanos. Por tanto, es básico desparasitar los gatos una vez al mes.

La fecha actual del año es un momento clave en esta situación ya que con la mejoría del tiempo, todos los que tenemos mascotas aprovechamos para que estas pasen el mayor tiempo al aire libre, disfrutando del medio ambiente, de la naturales… esa medida que es fantástica para los animales hace que se abra una ventana mucho mayor a la presencia de parásitos y enfermedades, por lo que es muy importante redoblar los esfuerzos de control y vigilancia sanitaria, teniendo en cuenta un aspecto fundamental como es que estos animales suelen tener una relación con los más pequeños de la familia que son, como consecuencia de que su sistema inmunológico no se ha desarrollado por completo, los que son más sensible a poder sufrir esas enfermedades.

Por tanto, es indispensable llevar a cabo una desparasitación de nuestras mascotas tanto a parásitos internos como externos. En este sentido es fundamental a acudir a un veterinario que sea el que los marque las pautas a seguir con el sistema que se ha dado en llamar la doble protección mensual que contribuirá a desparasita a tu mascota así como a evitar problemas de transmisión de zoonosis, no podemos olvidar, por ejemplo, que el 50% de los gatos domésticos tienen parásitos, ya sean internos, principalmente, en el aparato digestivo; como externos en la piel.

La llamada Doble Protección Mensual, siempre debe ser realizada bajo la supervisión de un veterinario, aprovecha el conocimiento que se tiene de estos parásitos contando con que su ciclo suele rondar el mes, aproximadamente, por lo que con este sistema se protege, en una sola aplicación, tanto de los parásitos de gatos internos como pueden ser los gusanos como de los externos que van desde las pulgas, las garrapatas o los ácaros.

Las fuentes de presencia de los parásitos pueden ser los insectos a través de la picadura, la basura ya que pueden estar presentes en los restos de comida, especialmente en la carne; plantas, pues la tierra de las mismas es un reservorio natural de los huevos de los citados parásitos; sin olvidar a otros animales con los que esté en contacto u objetos contaminados, como pueden ser, por ejemplo, los zapatos. En el exterior, los vectores de contagio de los parásitos se multiplican y acentúan, siendo especialmente significativos los que se producen como consecuencia con otros animales ya sean domésticos o silvestres o el riesgo que suponen los propios jardines o la naturaleza en general.

Por último, recordar que es necesario adaptar el programa de desparasitación a las características de tu mascota, ya que el tratamiento frente a los parásitos internos y externos variará según la edad, el estilo de vida y zona geográfica (donde vivas y a dónde te desplaces). Tu veterinario te recomendará el más adecuado.

Sección: