Agronews Castilla y León

Científicos del Instituto Leibniz de Bioquímica Vegetal (IPB) en Halle (Alemania) han utilizado métodos de ingeniería genética para producir tomates morados utilizando tinte de remolacha. Para lograrlo introdujeron en el tomate los genes de la biosíntesis de betanina y los activaron en los frutos. La betanina no se forma originalmente en los tomates y proviene de la remolacha como colorante alimentario natural.

Fuente: www.fundacion-antama.org

Como muchos tintes, la betanina tiene un fuerte efecto antioxidante. Las frutas moradas producidas también podrían servir como fuente de betanina para colorantes alimentarios. Los primeros intentos de colorear yogur y limonada con betanina de tomate fueron prometedores. El estudio tiene como objetivo un mayor desarrollo de métodos de ingeniería genética, que se pueden orientar a la producción de un tinte claramente visible. En el caso de la betanina, la planificación y el reajuste requirieron mucho tiempo de trabajo para lograr el rendimiento de síntesis deseado en los tomates.

Los científicos de Halle no solo introdujeron tres genes de biosíntesis necesarios para la producción de betanina en las plantas de tomate, sino también varios interruptores genéticos con los que los genes introducidos solo podían activarse en la fruta y todos al mismo tiempo, exactamente en el momento de la maduración. Sin embargo, la producción de betanina en las frutas fue inicialmente baja y el equipo de investigación tuvo que introducir un cuarto gen, para que la biosíntesis del tinte pudiera incrementarse de manera sostenible.

El resultado son tomates de color morado oscuro que contienen incluso más betanina que la remolacha. Sylvestre Marillonnet, directora del estudio explica que estos mecanismos reguladores a veces pueden estrangular toda la biosíntesis de la sustancia y que “todavía se necesita mucha investigación” en esta línea. Marillonnet recuerda también que “estos tomates también serían aptos para el consumo e incluso tendrían un efecto de promoción de la salud”. Más información de la investigación en la web de IPB.

Tags: 

Sección: