Agronews Castilla y León

Científicos del Cold Spring Harbor Laboratory (Estados Unidos) han utilizando la tecnología CRISPR para manipular secuencias dentro del promotor de genes que son importantes par el rendimiento. Los promotores son regiones de ADN adyacentes a un gen, que pueden actuar como interruptor de regulación para controlar cuándo, dónde y a qué nivel se activan estos genes durante el desarrollo de la planta. Al hacer pequeños cambios en estas regiones, los investigadores pudieron generar una gran cantidad de variantes importantes para el rendimiento total de los tomates.

El equipo descubrió que al usar CRISPR para modificar los promotores en lugar de los genes, pudieron ajustar la producción de genes de rendimiento. Los investigadores observaron cómo el rendimiento general cambió como resultado de la alteración de la cantidad de órganos florales y lóculos (las cavidades gelatinosas de semillas dentro del tomate), que pueden determinar el tamaño de la fruta.

Este enfoque evita métodos complejos y lentos de mejoramiento vegetal tradicional para generar variedades genéticas mucho más rápido y de forma segura. Esta metodología podría funcionar en otros cultivos alimentarios. La investigación tiene el potencial de proporcionar un catálogo de variantes de plantas beneficiosas que los productores podrían utilizar para seleccionar de inmediato los mejores rasgos de crecimiento y ajustarlos durante las próximas temporadas de crecimiento.

[FUENTES: Pewtruts + Science Direct + CHILEbio]

Sección: