Agronews Castilla y León

El Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo para recordar la relevancia de este recurso vital, además de concienciar de la crisis mundial del agua y la necesidad de buscar medidas para abordarla. Primaflor, empresa hortofrutícola comprometida con la agricultura sostenible, se une a esta fecha tan señalada para reivindicar la importancia del agua dulce y la urgencia de preservar este líquido esencial.

La agricultura, uno de los principales motores de la economía española, es un sector que consume el 70% del agua del mundo. De ahí, la necesidad de desarrollar nuevos sistemas de cultivo diseñados específicamente para el ahorro de agua. Primaflor, situada en Almería, considerada unas de las zonas más secas de toda Europa, lleva tiempo invirtiendo en los sistemas de riego más eficaces, incorporando recientemente el sistema de cultivo hidropónico NGS en algunas de sus plantaciones.

El sistema hidropónico es el método más extendido para el cultivo en invernadero. Mediante este método se consigue el crecimiento de vegetales sin la necesidad de tierra, únicamente haciendo llegar a sus raíces una solución de nutrientes minerales disueltos en agua. Al reciclar la solución nutritiva, se consigue reducir los consumos de agua en un 35% - 40%, y de fitosanitarios, en torno a un 30%, a la vez que facilita la plantación y cosecha en cualquier condición meteorológica.

“En Primaflor estamos totalmente comprometidos con la agricultura sostenible, el ahorro de agua y el mínimo impacto sobre el suelo. Por ello, estamos realizando una fuerte inversión tecnológica en nuevos sistemas de cultivo”, comenta Cecilio Peregrín, Director Corporativo de Primaflor. “Proteger el agua es una tarea de todos y en el Día Mundial del Agua, queremos concienciar de la importancia de este valioso recurso y de la necesidad de minimizar su despilfarro”.

 

Invernadero de El Cano, ejemplo de agricultura sostenible

Primaflor ha desarrollado junto a la empresa NGS una importante labor de investigación basada en la responsabilidad económica y medioambiental, con la finalidad de garantizar un producto y servicio de calidad. La implementación del sistema de cultivo hidropónico en su invernadero de El Cano, situado en Almería, es una de las últimas apuestas de Primaflor por la agricultura sostenible. Este invernadero cuenta con la certificación Add-ON Spring de GobalGAP, programa sostenible de riego y uso de aguas subterráneas.

El invernadero, dedicado al cultivo de la verdura oriental pak choi, cuenta con unas 4 hectáreas aproximadamente, que sería el equivalente a unas 30 hectáreas de cultivo tradicional, con 8 o 9 cultivos anuales. A pesar de que el terreno sobre el que se encuentra asentado resulta improductivo para el cultivo convencional, el sistema hidropónico, al no estar la planta en contacto con el suelo, permite que un terreno, que no cuenta con las características agronómicas necesarias para su cultivo, se pueda aprovechar. En este caso, la producción se lleva a cabo durante todo el año, excepto en julio y agosto, que se dedican al mantenimiento.

Primaflor ha dotado al invernadero de un sistema de cultivo hidropónico NGS, sobre mesas de cultivo automatizadas, sistema con agua recirculante en el cual se consigue un ahorro importante de agua del 35% al 40% respecto al cultivo tradicional, ya que no se producen pérdidas por lixiviación ni evaporación del suelo. La planta recibe los nutrientes mediante un sistema automático controlado por sondas. Dispone además de un sistema de nebulización, el cual permite reducir la temperatura en los días más cálidos, permitiendo de esta manera la producción en fechas no óptimas para el cultivo, como mayo, junio o agosto.

“Este sistema permite un incremento de la productividad, ampliando las épocas cultivables del año, acortando los tiempos de producción y mejorando la calidad de los productos”, comenta Juan Carlos Martínez, Director de Producción de Campo de Primaflor. “Además, el cultivo hidropónico transforma en terreno cultivable zonas baldías, posibilitando una oportunidad de desarrollo socioeconómico”.