Agronews Castilla y León

Recientemente el Parlamento Europeo ha publicado un informe que pretende responder a la pregunta "¿Cuál es el papel de la PAC en la creación de puestos de trabajo agrícolas y rurales?", 

Informe completo: ipol_stu2016573418_en.pdf

Los estudios cuantitativos encuentran que la influencia de la PAC en los trabajos agrícolas y rurales aumenta con el incremento de la cantidad de apoyo recibido, o lo que es lo mismo con los ingresos agrícolas más altos. Históricamente, la Política Agraria Común impulsa más la agricultura intensiva, altamente mecanizada buscando el incremento de la productividad por unidad de trabajo.

El principal impacto positivo del primer pilar es, según buena parte de los estudios previos analizados, el mantenimiento del número real de puestos de trabajo en la agricultura, pero su capacidad en la creación de nuevos puestos de trabajo parece ser bastante limitada. Por el contrario, el éxito del segundo Pilar, las denominadas ayudas vinculadas al desarrollo rural parece estar relacionado con la aplicación en cada estado miembro o región. Los estudios demuestran que las políticas de desarrollo rural tienen una mayor tasa de éxito cuando están vinculado a un número objetivo de puestos de trabajo creados. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el objetivo de estas ayudas es el desarrollo de las zonas rurales en su conjunto, no sólo el mantenimiento de los puestos de trabajo en el sector primario, sino también la creación de nuevas oportunidades de empleo en los sectores de turismo y hostelería. En este sentido, la política puede considerarse un éxito en la creación de puestos de trabajo rurales, pero estos nuevos oportunidades pueden conducir a una pérdida de puestos de trabajo agrícolas.

La no unión de ayudas y producción ha provocado una importante caída de empleo en la actividad agraria

De las diversas reformas que se han producido desde el año 1992, la del 2003 ha sido la que más se ha estudiado. La evaluación global de esta reforma es negativo, ya que está demostrado que ha tenido efectos negativosen el empleo agrícola y rural. En este sentido negativo se destaca la disociación de los pagos directoss, pues al mantener los agricultores ayudas sin necesidad de producción, los agricultores ya no tienen ningún incentivo para poner unidades de trabajo adicionales en la actividad de las explotaciones. Por el contrario, los agricultores tienen tiempo excedente que puede ser utilizado en actividades no agrícolas.

Al observar los escenarios futuros, el aumento de la liberalización del sector agrícola parece disminuir el empleo en la agricultura en Europa.

La cuantificación del número de puestos de trabajo creados o mantenidos por la PAC en los dos últimos décadas es bastante positiva. En general, las ayudas de la PAC parecen haber contribuido a mantener a los trabajadores en el sector agrícola. Sin embargo, el costo de cada puesto de trabajo mantenido y creado es bastante alto, según la opinión de distintos autores, y no es seguro si estos puestos de trabajo se mantendrán después del periodo de financiación.

 

El caso de España

Según se recuerda en este estudio encargada por el Parlamento Europeo, en 2011, el 7% de los españoles personas estaban empleadas en las regiones rurales, 13.3% puntos por debajo de la media europea 

El sector agrícola español ha sufrido un proceso de reestructuración que dio lugar a una disminución en el número de explotaciones. Además, este proceso se asocia con una disminución del número de personas que trabajan en el campo de la agricultura y ha influido en el mercado de trabajo rural

Teniendo en cuenta la evolución del empleo en la agricultura, los datos de afiliación a la Social Seguridad - Régimen Especial Agrario, muestran una disminución significativa en el número de afiliados (Tanto el empleo asalariado y el empleo independiente). La actividad agrícola sigue representando una fuente relevante de empleo en la mayoría de las zonas rurales españolas. Del mismo modo, el número de explotaciones agrícolas que diversifican su actividad va en aumento con actividades complementarias como, por ejemplo, el turismo o la transformación de productos agrícolas.

Sobre la base del análisis de la importancia relativa que las ayudas de la PAC tienen en el diferentes cultivos y su evolución desde 2003 hasta 2008; y el peso de cada cultivo en el empleo rural; varias conclusiones sobre el impacto de la PAC en la creación y mantenimiento del empleo se puede esquematizar:

  • La disociación de los pagos directos de la PAC para cultivos, como el algodón o el tabaco que tienen altos requerimientos de mano de obra, se ha traducido en una disminución del empleo rural.
  • Sectores que generan una importante cantidad de mano de obra como es el de frutas y hortalizas recibe, sin embargo, pocas apoyos desde el primer pilar de la PAC
  • La burocracia es una traba muy importante para la creación de puestos de trabajo aprovechando las ayudas que ofrecen tanto el primer pilar como el segundo.
  • El aumento de las cuantías dedicadas al desarrollo rural ha tenido como consecuencia el incremento de los empleos generados pero no específicamente en la actividad agraria.

Sección: