Agronews Castilla y León

 

  • La parlamentaria liberal pregunta al consejero de Agricultura y Ganadería por las medidas de apoyo a la ganadería extensiva en Castilla y León

El Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes ha reclamado sendas líneas de financiación específicas para poner en valor la trashumancia y las zonas sometidas a una alta presión de los ataques por animales en peligro de extinción, como el lobo, dentro de los llamados ‘ecoesquemas’ de la Política Agraria Común.

En una pregunta oral dirigida al consejero de Agricultura, la procuradora de Cs por Ávila, Inmaculada Gómez, ha destacado que esta reclamación “está en perfecta sintonía con las estrategias en que se enmarca la futura PAC (el Pacto Verde Europeo, la Estrategia Europea de Biodiversidad y la Estrategia de la Granja a la Mesa)” y ha afirmado que “no deben ser vistas como una amenaza, sino como una oportunidad” para los ganaderos.

El objetivo de Cs es reconocer ante el consumidor unas prácticas ancestrales, que fijan población en zonas remotas, cuidan la biodiversidad y generan productos cárnicos de alta calidad, avaladas por las diferentes Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) y Denominación de Origen Protegida (DOP).

Gómez también ha destacado que la trashumancia contribuye al mantenimiento de diversas razas autóctonas en peligro de extinción, como la Avileña Negra Ibérica Bociblanca, la Morucha Negra o la Serrana Negra de Soria, así como “proporciona unos servicios esenciales para la conservación del paisaje y del territorio, siendo un elemento fundamental de la prevención de incendios forestales”.

En definitiva, un apoyo firme para el sector agroganadero castellano y leonés, amenazado por el cierre del canal HORECA (Hostelería, Restaurantes y Cafeterías) por la covid-19, las consecuencias de la sequía del pasado año y el incremento de los ataques a la cabaña trashumante (Ávila y Segovia acumularon el 58% y el 16% de los ataques, respectivamente).

Sólo mi provincia”, ha explicado la parlamentaria, “concentra el 85% de la ganadería trashumante de España, con unos 500 ganaderos que mantienen esta práctica y que cada invierno bajan su ganado hasta zonas más cálidas de Extremadura y Castilla-La Mancha”. Una práctica que el pasado año pasó a formar parte del catálogo como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial en 2019.

Por ello, ha demandado al consejero de Agricultura que, sin perjuicio de las actuaciones en marcha para apoyar a este sistema agroganadero y una PAC beneficiosa para el conjunto de los productores agrarios de la región “considere reclamar, como parte de la financiación prevista en los denominados ecoesquemas, una línea específica que potencie y proteja la trashumancia y otra línea para las zonas sometidas a alta presión de ataques para la conservación de especies en peligro como el lobo”.