Agronews Castilla y León

 

  • Se confía en llegar las próximas campañas hasta las 2.000

Poco a poco la producción de remolacha ecológica va ganando adeptos entre los consumidores, abriendo un nuevo nicho de mercado para las empresas azucareras. Esto es lo que está sucediendo con la francesa Cristal Union que ha visto como ha pasado de las 150 hectáreas de raíz ecológica de 2018, cuando se inició esta iniciativa, a las 1.000 actuales y confiando en alcanzar en un futuro no muy lejano las 2.000.

La empresa francesa moltura toda esta raíz en la molturadora que tiene en Corbeilles-en-Gâtinais (Loiret), donde a las 14.000 hectáreas contratadas en convencional se suman las 1.000 que lo hacen en ecológico y de las que se van a obtener esta campaña unas 60.000 toneladas de remolacha ecológica con unos rendimientos medios por hectárea que se pueden situar entre los 55 y las 60 toneladas.

La molturación se hace de una manera intercalada a la de convencional, tras un profundo proceso de limpieza de toda la fábrica para evitar la presencia de trazas convencionales. En esta ocasión, aunque la azucarera arrancó sus máquinas el 24 de septiembre, hasta el 16 de noviembre no se ha comenzado a trabajar con la ecológica dejando que madure más en el campo ya que esas variedades se suelen sembrar un poco más tarde. En total se han dedicado a esta labor apenas siete días y medios, siempre teniendo en cuenta que se ralentiza de forma radical la capacidad de molturación diario de la azucarera que cae desde las 11.000 toneladas diarias a las 9.000 que se hacen de las convencionales. Ese retraso se debe en gran medida a que la remolacha ecológica presenta unas características especiales tanto en lo que se refiere a la planta que arrastra y que debe limpiarse convenientemente como el uso de otra serie de productos en el proceso que deben respetar los criterios de la producción ecológica y que, en buena parte de los mismos, lo ralentiza.

Sección: