Agronews Castilla y León

Debido a dos circunstancias fundamentales en las últimas dos décadas a nivel mundial: el crecimiento de los ingresos y los cambios en las preferencias de los consumidores, el consumo de alimentos ha estado creciendo a un ritmo más rápido que la población mundial. Estos desarrollos han resultado en un aumento del consumo de productos de mayor valor (como carne y productos lácteos) en las economías emergentes. Paralelamente, las crecientes preocupaciones sociales y medioambientales en las economías desarrolladas han influido en las preferencias de los consumidores, lo que lleva a un menor consumo de carne roja, por ejemplo. Estas son algunas de las principales conclusiones del informe de mercado " Oferta y demanda mundiales de alimentos, tendencias del consumidor y desafíos comerciales ", publicado ayer, 11 ede septiembre por la Comisión Europea.

En cuanto al trigo, la UE es el segundo mayor usuario mundial con alrededor de 250 kg per cápita, después de la región del Mar Negro. El consumo de la UE ha crecido constantemente con el tiempo, impulsado principalmente por el desarrollo del sector ganadero debido al uso de trigo en la alimentación animal. Cuatro regiones abastecen al mundo de trigo: la UE, la región del Mar Negro, América del Norte y Oceanía. La UE es un importante exportador de trigo, comercializando hasta el 20% de su uso.

América del Norte es, con mucho, el mayor usuario de maíz, llegando a casi 900 kg per cápita, muy por encima del uso en América del Sur con 240 kg per cápita y la UE con 140 kg per cápita. El aumento global sustancial del maíz está relacionado con la expansión de la producción ganadera y, más recientemente, con la producción de etanol a base de maíz. Con casi el 15% de la producción mundial de maíz comercializada, los principales proveedores son América del Sur y del Norte, seguidos de la región del Mar Negro. Por el contrario, la UE es el mayor importador de maíz, con cerca de 25 millones de toneladas de maíz importado en 2018/2019.

Como soja, es un cultivo principalmente producido y comercializado por las Américas. Representan el 82% de la producción. A nivel mundial, dos tercios de la disponibilidad se trituran en las comidas para ser utilizadas en la alimentación. La UE es el principal mercado de destino para las comidas de soja, representando el 30% del comercio mundial. Sin embargo, las necesidades de importación de la UE están disminuyendo mediante el uso de fuentes alternativas como los cereales y las legumbres más recientemente.

El consumo de azúcar per cápita es mucho más estable en todo el mundo. El mayor usuario es América del Sur, con más de 50 kg per cápita, donde las condiciones del mercado influyen en la cantidad de azúcar que se canaliza como producción de alimentos o etanol. En la UE, el nivel de consumo, a 37 kg per cápita, está por encima de América del Norte a 30 kg per cápita. Esto se debe a que la UE procesa más azúcar en etanol y al menor uso de otros edulcorantes como la isoglucosa. Como producción global, el 40% se encuentra en Asia y el 30% en América del Sur. Tras las reformas del sector de 2006 y el fin de la cuota de producción de azúcar en 2017, la UE ahora oscila entre la autosuficiencia y un pequeño superávit.

Para la carne vacuna, los mayores consumidores se encuentran en América del Norte, con un consumo de 35 kg per cápita, seguido de cerca por América del Sur. La UE es el cuarto mayor consumidor (15 kg per cápita), después de Oceanía con más de 20 kg per cápita. Alrededor del 15% de la producción mundial de carne se comercializa, y el mayor excedente se encuentra en América del Sur. La posición comercial de la UE ha cambiado significativamente con el tiempo. Durante las últimas tres décadas, el consumo per cápita ha disminuido debido a los cambios en las preferencias de los consumidores, y de un importador neto, la UE se convirtió en un exportador neto. La reducción de la oferta interna podría acercar a la UE a la autosuficiencia para 2020.

La UE es, con mucho, el mayor consumidor de carne de cerdo, como su carne preferida, con un consumo superior a 40 kg per cápita. Le sigue América del Norte con menos de 30 kg per cápita. La carne de cerdo también es la carne preferida en Asia, donde debería alcanzar los 15 kg per cápita en 2020. Se comercializa menos del 8% de la producción mundial, y más del 80% de las exportaciones proceden de América del Norte y la UE. Ambas regiones han tenido una ligera disminución del consumo, junto con una mayor producción, lo que lleva a un aumento del excedente. Este último alcanzó el 30% de uso en América del Norte y el 12% en la UE. 

Para las aves de corral, el consumo aumenta significativamente en todas las regiones del mundo, y las ganancias sobre otras carnes son más baratas y más convenientes. Es la primera carne que se come en América, Oceanía y África. El mayor consumidor es América del Norte, con más de 50 kg per cápita, seguido de América del Sur, Oceanía y la UE con más de 25 kg per cápita. El 12% de la producción mundial se comercializa, con las Américas como los principales proveedores. La UE también es un importante exportador de aves de corral para ciertos recortes e importa recortes de alto valor, como las pechugas, lo que genera un excedente del 5% de su uso.

La UE y América del Norte son los mayores usuarios de productos lácteos, con alrededor de 270 kg de leche equivalente per cápita. En América del Sur, el consumo aumentó a 150 kg per cápita. Mientras que en Asia alcanzará los 70 kg per cápita en 2020. El consumo africano se mantiene estable por debajo de los 50 kg per cápita, sin embargo, el crecimiento de la población conduce a un aumento significativo en el uso total y un déficit más profundo debido a que la producción no se ajusta a la demanda. Los principales proveedores son Oceanía, la UE y América del Norte. Oceanía exporta el 200% de su uso, ya que el excedente de la UE alcanza más del 10% de su uso.

Tags: