Agronews Castilla y León

La historia del aceite de oliva es muy similar a la historia de la cultura mediterránea y a la evolución de la agricultura en esta.

Como ya sabéis el aceite de oliva procede de la aceituna, el futo del olivo. La aceituna, el vino y el pan son productos de la dieta básica mediterránea.

Se cree que el primer olivo fue el silvestre que en la actualidad se denomina acebuche en África, trayéndolo a la zona mediterránea posteriormente.

Los aceites que empezaron a elaborar con este tipo de olivo eran de bajo rendimiento y con muy poca calidad.

Pasado un tiempo, esta calidad se fue aumentando gracias al trabajo de los recolectores que seleccionaban artificialmente el fruto.

Las primeras civilizaciones que comercializaron con aceite fueron: Creta, Santorini, Canaán, Ebla. En los textos de estas civilizaciones se podía leer que el precio del aceite era 5 veces el del vino y dos veces más caro que el aceite de sésamo o de lino.

Las referencias más fiables del uso del aceite de oliva las encontramos en el Antiguo Egipto.

El olivo se utilizaba como un símbolo y se utilizaba para decorar sarcófagos de los faraones, aunque en esa época el aceite de oliva era utilizado como esencia aromática.

Gracias a los frescos y escrituras de la antigua Grecia podemos darnos cuenta de la importancia que tuvo en esta época el olivo, aunque el consumo de aceite de oliva dependía de la clase social que tuvieras siendo las clases privilegiadas las que lo consumían.

En España se empezó a introducir el aceite de oliva gracias a las estrechas relaciones económicas con Grecia.

A finales del siglo XIX y comienzos del XX se redujo considerablemente el uso del aceite de oliva para la iluminación por la creación de aceite vegetales de otras plantas y la mejora en la extracción de gas y de petróleo.

España es el único país del mundo donde el aceite de oliva entra en los mercados de bolsa y se negocia como activo subyacente.

Ya sabemos que el aceite de oliva es un alimento muy bueno para la salud y esto se debe a su composición. Está formado por ácidos grasos, vitaminas, minerales, polifenoles…

Todos los elementos que hemos nombrado ayudarán a mejorar tu dieta diaria y mejorarán tu salud por dentro y por fuera.

El aceite de oliva virgen extra es el aceite de oliva de mayor calidad y, por tanto, el que más nutrientes y sabor aporta a cualquier plato.

Aunque los aceites de oliva virgen extra son de mayor calidad no todos presentan las mismas cualidades y esto va a depender de distintos factores como el proceso de elaboración o los cuidados que se le dé a la aceituna.

Con el Aceite de Oliva Virgen Extra nos encontramos frente al aceite de máxima calidad, obtenido directamente de aceitunas en perfecto estado y únicamente por procedimientos mecánicos. Consta de un sabor y olor intachables y libre de defectos, Su grado de acidez no puede sobrepasar los 0,8°. La mediana de defectos ha de ser igual a 0 y la mediana de frutado mayor de 0. Para que un Aceite de Oliva pueda ser Virgen Extra tiene que estar prensado por una máquina limpia, usando aceitunas frescas y completas, recién cosechadas.

En este caso, encontramos que se siguen los mismos parámetros de calidad que el Aceite de Oliva Virgen Extra en cuanto a los métodos de obtención. Sin embargo, en este caso no puede superar los 2° de acidez. La mediana de defectos tiene que ser inferior a 3,5 y la mediana de frutado mayor de 0. En otras palabras, los defectos deben ser prácticamente imperceptibles para el consumidor. En el caso de Castilloliva Premium nos encontramos con un AOVE obtenido tras un riguroso proceso natural y respetuoso para que llegue a tu mesa el mejor aceite de oliva virgen extra de cosecha temprana. Un aceite Premium de calidad tiene su base en la recogida de aceitunas de calidad.

Sección: