Agronews Castilla y León

Cada vez son más las personas que optan por la fruticultura como hobby al que dedicar buena parte de su tiempo libre. En este pequeña “entrada” vamos a repasar como plantar durazno no sin antes recomendar el Blog de Como Plantar que ofrece interesante información sobre como realizar esta labor con un amplío número de plantas, arbustos y árboles.

La primera ventaja que ofrece el durazno, más conocido en España como melocotón, es la facilidad que ofrece su cuidado y las labores para su cultivo, lo que le hace especialmente atractivo. Se trata de un árbol que necesita una importante cantidad de luz solar que podemos situar en las 10 – 14 horas, lo que hace que su desarrollo sea ideal en zonas de clima mediterráneo e incluso subtropicales, necesitando veranos calurosos y secos, primaveras con escasas lluvias e inviernos fríos y lluviosos. Es muy importante significar que esta especie presenta unas temperaturas máximas y mínimas que se pueden situar en los 40 y los – 12º, incluso puede sobrevivir a amplios periodos de tiempo por debajo de esa temperatura dada la capacidad de ponerse en situación de letargo, pero el rango donde mejor se desarrolla es entre los 21 y los 27 grados, siendo destacable que en el periodo de floración esta no se podrá desarrollar con toda la normalidad si la temperatura está por debajo de los -1º.

El durazno o melocotón necesita un suelo profundo y arenoso con una acidez que se plasme en un pH de 6,5, además necesita un buen drenaje para las raíces, siendo el riego, especialmente importante, en el momento en que comienza a desarrollarse el fruto y hasta la recogida de los mismos.

PLANTAR

Aunque se puede optar por las semillas que se pueden obtener del propio fruto que acabamos de disfrutar, lo más recomendable es emplear simiente certificada procedente de un vivero o semillista de confianza.

Si optamos por recoger la misma de un fruto, debemos recordar que el hueso debe ser secado durante una semana para que capa protectora de la semilla desaparezca. Pasado ese tiempo se debe abrir el mismo para obtener la simiente que debe introducirse durante 24 horas en un vaso de agua, para colocar cuatro de ellas en una servilleta húmeda para que se hidrate, protegidas con papel aluminio que impida la entrada de la luz solar. Hecho esto se deben introducir en el congelador durante cinco semanas, transcurrido ese tiempo habrá germinado lo que nos permitirá realiza la primera siembra en una maceta con la raíz blanca enterrada en la tierra, siempre evitando romperla, esperando 20 días para que la planta se haga más sólida para su posterior trasplante a la tierra ya cuando haya alcanzado, aproximadamente, los 25 centímetros.

Ese trasplante debe realizarse empapando ampliamente las raíces. ´

Recordar que se trata de un árbol autopolinizador por lo que no es necesario contar con varios para poder obtener los frutos deseados, siendo importante a la hora de la recogida que siempre se deje algún fruto en el árbol ya que de esta manera obtendremos productos de mayor calibre y de mejor sabor.

Sección: