Agronews Castilla y León

Phil Hogan, comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la Unión Europea presentó ayer, 1 de junio, las principales características de la nueva PAC que comenzará a funcionar, una vez superado todo el procedimiento legislativo, a partir de 2020.

Destacar que la propuesta de la Comisión para el marco financiero plurianual 2021-2027 incluye 365.000 millones de euros para la PAC, siempre a precios corrientes. Esa cifra corresponde a una cuota media del 28,5% del presupuesto total de la UE para el período 2021-2027. 

De este importe para la PAC, 265.200 millones de euros corresponden a pagos directos, 20.000 millones de euros para medidas de apoyo al mercado (FEAGA) y 78.800 millones de euros para el desarrollo rural (FEADER).

Por lo que se refiere a España, la cifra se sitúa en los 43.777,6 millones de euros, de los que 33.481 millones se corresponden a ayudas directas, 440 a políticas de mercado y 7.008,4 millones a Desarrollo Rural

Se dispondrá de 10 000 millones de euros adicionales a través del programa de investigación Horizon Europe de la UE para apoyar la investigación e innovación específicas en alimentación, agricultura, desarrollo rural y bioeconomía.

De entre las propuestas desde AgroNews se quieren destacar las intenciones que existe sobre una nueva forma de repartir los fondos que llegan desde Bruselas así como del impulso que se quiere dar a la incorporación de jóvenes.

 

Las Ayudas desacopladas y acopladas

Estados miembros tendrán más flexibilidad en cuanto a la forma de utilizar sus asignaciones de financiación, con la posibilidad de diseñar programas a medida que respondan más eficazmente a las preocupaciones de los agricultores y ganaderos.

Los Estados miembros tendrán además la opción de transferir de los pagos directos al desarrollo rural, y viceversa, hasta un 15 % de sus asignaciones de la PAC para garantizar la financiación de sus prioridades y medidas.

La igualdad de condiciones entre los Estados miembros se conseguirá de la siguiente manera:

  • Se adoptarán planes estratégicos que cubran todo el período, en los que se especifique cómo tiene previsto cada Estado miembro cumplir los nueve objetivos económicos, medioambientales y sociales a escala de la UE, utilizando para ello tanto los pagos directos como el desarrollo rural. La Comisión aprobará cada plan para garantizar la coherencia y la protección del mercado único.
  • La Comisión seguirá de cerca el rendimiento de cada país y los progresos hacia las metas acordadas.

Además, ha afirmado Hogan que se va a tratar de realizar un reparto más justo de esas ayudas. Los pagos directos seguirán siendo una parte fundamental de la política, garantizando la estabilidad y la previsibilidad para los agricultores, afirman desde la Comisión Europa.

Sin embargo, se dará prioridad al apoyo a las pequeñas y medianas explotaciones, que constituyen la mayoría del sector agrícola de la UE, y a la ayuda a los jóvenes agricultores. La Comisión mantiene su compromiso de lograr una distribución más equitativa de los pagos directos entre los Estados miembros a través de la convergencia externa.

Los pagos directos a los agricultores se reducirán a partir de 60.000 euros y se limitarán en el caso de los pagos superiores a 100.000 € por explotación. Los costes laborales se tendrán plenamente en cuenta.

Los importes liberados se redistribuirán dentro de cada Estado miembro mediante un pago directo redistributivo o el desarrollo rural, principalmente para garantizar que una mayor proporción de la asignación de pagos directos de cada país se destine a explotaciones pequeñas y medianas.

Los Estados Miembros, además, deberán definir tanto que se entiende, en cada uno de ellos, por pequeña y mediana explotación, pues, afirman desde la Comisión Europea, son muchas las realidades que ofrece Europa.

Y lo mismo sucede con los ahora calificados como “agricultores genuinos”, aunque en ambos casos deberá ser aprobada por Bruselas dentro del Plan Estratégico de cada Estado Miembro.

En cuanto a las ayudas asociadas, la Comisión propone mantener la lista de las que existen en la actualidad, planteando la ampliación de la misma para incluir cultivos no alimentarios utilizados para la producción de carburantes que puedan sustituir a los fósiles.

La Comisión propone un recorte de los fondos destinados a estas ayudas pues del 15 actual se quiere pasar a un 10% que podría llegar hasta un 2% adicional en caso de establecer líneas de ayudas a los cultivos proteícos.

 

APOYO A LOS JÓVENES

Atraer a los jóvenes al sector al sector es una de las principales prioridades de la PAC después de 2020.

Así, la propuesta del Comisario Hogan plantea que Los Estados miembros deberán reservar al menos el 2% de su asignación nacional para pagos directos específicamente para apoyar a los jóvenes agricultores que se instalen en la profesión, ya sea en forma de un pago complementario además de su ayuda a la renta básica o mediante subvenciones para la instalación

La cantidad máxima de ayuda para la instalación de jóvenes agricultores se incrementará a 100.000 € desde los 75.000 euros en lo que estaba fijada en la actualidad.

El Plan Estratégico de la PAC de cada país deberá presentar una estrategia específica para atraer y apoyar a los jóvenes agricultores.

Dentro de las medias que se incluyen dentro del Programa de Desarrollo Rural se van a impulsar aquellas que tengan que ver con el acceso a la tierra de los jóvenes, el problema principal con el que este colectivo se encuentra a la hora de incorporarse a la actividad agrícola y ganadera.

Junto a esto, los Estados Miembros van a tener la posibilidad de desarrollar instrumentos financieros que faciliten la circulación de capital de los jóvenes que se incorporen a esta actividad para tratar de compensar las fuertes inversiones y los escasos rendimientos que se pueden producir en el inicio del proyecto.

Sección: