Agronews Castilla y León

Los distintos cultivos acusan ya las consecuencias de un mes de mayo que pasará a la historia como uno de los más secos y calurosos. Según datos registrados en la  estación meteorológica de Pamplona, con valores medios de ese mes, estamos ante el segundo mes de mayo más caluroso en los 130 años de registros. Pero si nos ceñimos a las temperaturas máximas, según esta misma estación, hemos afrontado el mes de mayo más caluroso a tenor de estos indicadores. 

En palabras de Jesús Goñi, coordinador de Experimentación de INTIA, “desde el punto de vista agrícola, la cosa no queda ahí, estamos ante el segundo mes de mayo más seco registrado en la estación. Todo esto en un mes en el que se acaba de generar gran parte de la producción de los cultivos extensivos de invierno (Cereal, colza, guisante, habas,), por lo que es esperable una pérdida de potencial productivo considerable”, concluye. 

En INTIA, analizamos por zonas el efecto que este mes seco y de intenso calor ha podido ocasionar en Navarra en el desarrollo de los distintos tipos de cultivo que en ese quinto mes del año atraviesan un momento clave para su fase productiva. 


RIBERA ALTA Y BAJA

Cereal - A falta de obtener los datos de cosecha que marcarán la incidencia real de este inusual mayo, se prevé una merma importante, sobre todo en los secanos, que tenían buen aspecto gracias a las lluvias de marzo y abril. El golpe de calor sufrido en la fase de grano lechoso a pastoso ha provocado una maduración acelerada y se observa una falta de llenado de grano. Además, esto podría dar lugar a un menor peso específico.

Guisante - El cultivo es sensible al calor y la sequía especialmente durante la floración, que ha coincidido de lleno en este mes de mayo. Esto ha causado el aborto de muchas flores y un mal cuajado. Las vainas que si han cuajado, se encuentran en la parte baja de la planta con escaso desarrollo vegetativo, lo que complicará el trabajo de la cosechadora.

Tomate – Se observa la tendencia por parte de algunas variedades a florecer de forma prematura, con un desarrollo vegetativo más limitado. El cultivo no ocupa todo el espacio disponible y puede ver reducido su potencial productivo.

Otras hortícolas de verano – Pimiento, berenjena, calabacín, calabaza. De momento, sin incidencias

Brócoli de primavera – A pesar de su buen desarrollo hasta la fecha, el calor del último mes está provocando irregularidades en la formación de los granos de la cabeza y la presencia de hojas en la inflorescencia. La apertura más temprana de los granos obliga a una recolección de cabezas de menor tamaño. Por otro lado, la climatología ha ayudado con la ausencia de alternaria y de mildiu.

Alfalfa – El calor ha acelerado la actividad y la tasa de reproducción de pulgones y orugas, que habitualmente dejan de ser un problema tras los primeros cortes, pero este año su control está siendo muy complicado.

Frutales – También en frutales se ha observado una mayor presencia de algunas plagas como pulgones o psila en el peral, que han aumentado su actividad con la temperatura y el constante viento sur. Parcelas de almendro en secano con producción están empezando a sufrir las consecuencias de la falta de agua con aparición de hojas amarillas, secas y algunas cayendo al suelo. En cuanto al desarrollo vegetativo y del fruto, allí donde no se heló en abril, no hay incidencias y las enfermedades han dado una tregua.

Maíz – Sin incidencias importantes. Buena nascencia por la ausencia de lluvias, que no ha provocado costra en el suelo.
Olivo y Viña – A finales de mayo tuvo lugar la floración de las viñas y el olivo en la zona sur, pronto se podrá valorar su incidencia en el cuajado, en las variedades más tempranas, generalmente es correcto. El tema sanitario, se está desarrollando sin incidencias. 

 


TIERRA ESTELLA

Cereal – En esta parte de Navarra inicialmente venía una cosecha muy buena con expectativas positivas, tanto en la zona más seca como en la húmeda, pero con el contratiempo meteorológico de mayo, en cebadas el grano se está quedado sumido y en trigo, el daño puede ser mayor puesto que el calor ha propiciado un cambio muy rápido de color, al igual que ha ocurrido con la avena. El calor fuerte ha adelantado mucho el ciclo, pero en todo caso habrá que esperar a la cosecha para obtener conclusiones claras.

Guisante y habas – Este cultivo ha dado la vuelta de una manera más rápida, pero en principio parece que la afección no será notable.

Colza – La situación se repite con respecto a otros cultivos y es previsible una merma en la producción y que el peso específico sea más bajo de lo inicialmente previsto. La producción se verá afectada como ocurre con otros cultivos.

Forraje – El forraje que se corta a finales de abril y comienzos de mayo y al no llover nada se ha podido recoger en buenas condiciones sin lluvia y con tiempo adecuado para su secado. Sería tal vez el único aspecto positivo del mes atípico.   

 


ZONA MEDIA

Cereal – Esta escasez de precipitaciones junto con el golpe de calor ha tenido su consecuencia en la aceleración de la formación de grano, en ausencia de humedad. La bajada de producción es también más que previsible. La cebada que lleva el ciclo más adelantado, sufrirá menos que el trigo, que ha tenido lugar su floración e inicio de llenado de grano en condiciones más adversas. El peso específico y el potencial productivo serán más bajos de lo habitual, pero en ambos casos sin posibilidad de recuperación. Las cosechas más tardías evidenciarán el rendimiento y resultado final en función de las variedades empleadas y la zona climática (zona media o zona intermedia) tras un periodo de estrés.

Espárrago – En esparragueras de Zona Media y Ribera Alta el calor ha resecado el caballón, una mayor insolación propiciada también por el plástico negro, con lo que los porcentajes de espárragos de segunda, por medio quemadas o puntas cocidas aumentaron bastante. 
Guisante – La situación es similar a las cebadas y colzas, que cuando llegó el fuerte calor, el grano estaba ya en parte avanzado. En todo caso, la parte de reproductiva del ciclo se ha registrado en un escenario muy perjudicial y habrá que esperar unos días para ver el resultado final. 

Olivo – En esta zona está terminando la floración y el cuajado, y en unos días, se podrá estimar la afección producida, aunque parece claro que el escenario climatológico de mayo con escasas precipitaciones, habrá sido perjudicial. El intercambio de polen ha tenido lugar este año en temperatura excesivamente altas. En caso de recibir agua, en los próximos días, es muy posible que llegue al final con una carga aceptable.

Viñas – En algún caso, la variedad garnacha, cuando la viña tiene demasiado vigor y un crecimiento vegetativo superior a lo normal, penaliza la floración y el cuajado de los frutos. Sin embargo, mientras no culmine la floración es pronto para predecir su rendimiento. No es en todo caso, el cultivo más afectado.
 


BAJA MONTAÑA

Cereal – Las cebadas presentan un grano con escaso desarrollo y un peso específico bajo, aunque su rendimiento puede ser bueno. Los trigos pueden dar un resultado mejor del que aparentan en este momento, porque hay una buena fertilidad de espiga, aunque todo indicaría que el grano podría ser de pequeño tamaño. La avena suele tener un crecimiento importante en esta época no habiendo sucedido en esta campaña. 

Colza – Ha habido mucha colza este año, y a pesar de que es un cultivo que podría aguantar mejor un final seco, estas temperaturas tan altas, además del pulgón y la ausencia de humedad para una madurez habitual, propiciarán que el grano tenga un peso específico bajo.

Cereza – La cereza ha tenido un buen año, sano, con mejor producción de lo esperado y precio razonable, sobre todo en las tempranas. Este fruto ha estado pendiente del pulgón, pero el balance es bueno como se pudo ver en Etxauri el pasado domingo. 

Guisante – Cada vez hay menos guisante en esta zona, pero parece que ha corrido algo la flor como ha ocurrido con las habas, con vainas o lecas vacías y también escasas. El corrimiento de flor con estos calores ha sido importante en leguminosas.

Girasol –  La superficie de girasol ha aumentado algo este año, pero de manera sorprendente está acelerando el ciclo, extrayendo humedad, con un buen porte, se presenta bien nacido y verde. Es imprescindible la caída de lluvia en este mes de junio para que este cultivo llegue a buen final. 

Sección: