Agronews Castilla y León

La labor de la poda es una de las más complicadas a las que hace frente cualquier agricultor, jardinero o simplemente todos aquellos que tenemos como hobbies el cuidado de plantas, árboles o jardines, pues no sólo tiene importante desde el punto de vista estético sino que posee una gran trascendencia en lo que se refiere al futuro de la planta o el árbol sobre el que estamos actuando.

Toda la herramienta que se dedica a esta actividad ha evolucionado de una forma muy importante en los últimos años y especialmente la llamada podadora de altura, existiendo en la actualidad en el mercado casi un número infinito de posibilidades por lo que es fundamental buscar consejo en las distintas webs y portales especializados en este tipo de labores.

Lo primero que tenemos que ser conscientes es el empleo y la utilidad que vamos a dar a la citada herramienta por lo que es importante analizar las plantas o árboles sobre los que vamos a actuar, la fuerza y dureza de los mismos, las veces que nos gusta o que es necesario a lo largo del año llevar a cabo los trabajos de poda… Serán apenas unos minutos de análisis pero que son básicos a la hora de llevar a cabo una elección que realmente se adapte a nuestra necesidades, evitando, por ejemplo, adquirir un material caro al que, luego, no saquemos el rendimiento óptimo.

Uno de los primeros elementos que se deben tener en cuanta es la potencia de la podadora. Aquí un elemento fundamental que hay que considerar que el brazo humano aquí va a realizar mucha menos presión que cuando se lleva a cabo esta labor a la misma altura por lo que es muy importante optar por herramientas que cuenten con un poco más de la potencia que consideremos que vamos a necesitar conociendo la realidad de nuestro jardín o campo de frutales.

Otro tema básico es el tamaño de la zona corte, decisión esta en la que, una vez más, es fundamental el análisis realizado anteriormente sobre las auténticas características de las plantas u árboles sobre las que vamos a actuar, siendo fundamental disponer de un modelo con un largo adecuado para poderlo introducir entre el “follaje” y poder realizar esta labor en las mejores condiciones para alcanzar unos resultados óptimos.

En relación a la autonomía de este tipo de instrumentos, lo cierto es que el mercado ofrece una variedad tremenda por lo que será sencillo encontrar aquella que se nos adapte perfectamente. Aunque la gasolina suele ser la base del combustible empleado ya hay modelos que ofrecen sistemas de baterías que reducen las molestias de las primeras y que incluso reducen el peso del instrumento. En el caso de decantarnos por un sistema de baterías es importante comprobar y asegurarse de la autonomía que nos ofrece.

Una última recomendación es buscar soportes del producto ergonómicos que ayuden a mantener el control, en todo momento, de la herramienta mientras estamos trabajando con ella.

Sección: