Comienzan los arranques de remolacha en Andalucía

Agronews Castilla y León

28 de junio de 2023

agricultor cosechando remolacha en escarbajosa de cuellar segovia 18 oct 2016 4

Las siembras de este cultivo industrial se han dilatado mucho en el tiempo, aseguran desde la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, como consecuencia de las escasas lluvias caídas en el otoño-invierno, comenzándose en octubre y finalizando en febrero. El periodo de mayor concentración de siembras fue la segunda quincena de noviembre, ya que para principios de diciembre daban previsión de lluvias, como así ocurrió, por lo que las sementeras se paralizaron, en la gran mayoría de las parcelas, durante esos primeros días de diciembre, reanudándose a partir del cese de las lluvias y allá donde se pudo entrar a realizar esta importante labor. Esta campaña se ha sembrado en Andalucía casi 7.000 ha de este cultivo industrial.

Debido al retraso de la siembra, el cultivo ha presentado un desarrollo fenológico tardío respecto a otras campañas. No obstante, a medida que avanzó la primavera fue alcanzando los estadíos más propios de esas fechas, y ha ido igualándose paulatinamente respecto a otros años, por lo general.

El desarrollo del cultivo ha venido marcado por la sequía, las escasas lluvias y falta de agua de riego. Por otro lado, tras las elevadas temperaturas del mes de abril, mayo se ha caracterizado por las lluvias, por lo general distribuidas de forma desigual, con frecuentes tormentas muy localizadas.

En estos momentos la fenología dominante en la mayoría de las parcelas de Cádiz es “BBCH: 46-49” (60-90 % tamaño raíz estimado), y en las de Sevilla “BBCH:49” (raíz tamaño cosecha). El estado más adelantado en ambas provincias es “BBCH:49” (raíz tamaño cosecha).

El pasado 15 de junio comenzó la recolección, que tendrá una duración de 40 días. Ha empezado con las parcelas de siembra más temprana, las de secano, y las de riego más afectadas por la sequía.

Se recuerda a todos los agricultores de este cultivo que antes de realizar cualquier tratamiento químico, deben de seguirlas indicaciones de la etiqueta de los productos fitosanitarios a utilizar; así como, respetar el plazo de seguridad que marcan los fabricantes de estos productos.

Nos encontramos ya en la última fase del cultivo, y quedan pocas semanas de seguimiento de plagas y enfermedades. Las más destacadas son:

  • Cásida (Cássida vittata), que ha presentado este año poblaciones elevadas, superiores a lo habitual, y similares a las de la campaña pasada, que fueron muy altas. En estos momentos, a finales de junio, se registra una media provincial de adultos/UM (Unidad de Muestra=50 plantas) de 17 en Sevilla y 4,7 en Cádiz. En cuanto a la media de huevos+larvas/U.M. es de 11 en Sevilla y 3,4 en Cádiz. A pesar de los niveles elevados este año, en esta última etapa los índices son similares a otras campañas por estas fechas. Todavía se realizan algunas aplicaciones, muy escasas ya, en las remolachas más tardías que lo requieren.
  • La presencia de lixus (Lixus scabricollis)fue elevada principalmente durante el mes de mayo, y ha ido en ligero descenso desde finales del mismo mes. Los tratamientos que se realizan para cásida suelen controlar secundariamene lixus, y por lo general solo en algunos casos se hace necesario alguna aplicación específica.
  • La presencia de larvas de noctuidos defoliadores (Spodoptera spp.)y de pulgones sobre el cultivo se han mantenido bajos durante toda la campaña.
  • Los niveles de cercospora (Cercospora beticola)han sido bajos o muy bajos esta campaña en la provincia de Sevilla, en la que no ha llegado a superarse el 4% de hojas intermedias con presencia. En Cádiz sí se ha observado un ascenso de la enfermedad a lo largo del mes de mayo, superándose el 8% de hojas intermedias con presencia a principios de junio. Se realizan los últimos tratamientos fungicidas contra esta enfermedad en las parcelas más tardías que superan umbral. Las condiciones meteorológicas han sido desfavorables para la enfermedad la mayor parte del año, salvo el mes de mayo, por las lluvias y temperaturas que sí han sido propicias.
  • Se ha observado presencia muy leve de roya (Uromyces betae)en ambas provincias. Los productos empleados para combatir la cercospora han estado también controlando a esta enfermedad, aunque como se ha indicado, ha sido muy baja su incidencia este año.
  • La presencia de oídio (Erysiphe betaesobre el cultivo ha sido baja en la provincia de Cádiz, con una media provincial del 1 % de plantas afectadas, y superior en Sevilla, con el 3%. Se realizan todavía algunos tratamientos para el control de esta enfermedad en las parcelas de Sevilla que superan el umbral.

Es importante recordar que, al haber comenzado la recolección, en caso de tener que realizar tratamientos fitosanitarios para controlar alguna plaga o enfermedad, deben de seguir las indicaciones de la etiqueta de los productos fitosanitarios a utilizar; así como, respetar el plazo de seguridad que marcan los fabricantes de estos productos.



Share This