Agronews Castilla y León

El año 2020 está siendo muy convulso en todos los aspectos de nuestras vidas. Un nuevo virus llegó y puso al mundo del revés y ahora tenemos que aprender a convivir con él, al menos durante algún tiempo. En medio de esta situación hemos llegado al otoño, al mes de septiembre y con él comienza el periodo para contratar el seguro de cultivos herbáceos para la cosecha 2021, una herramienta fundamental de protección de producciones tan importantes para el sector primario español como el trigo, la cebada, la avena, el centeno, el arroz, el girasol, el maíz, el garbanzo, la lenteja o la judía, entre otros cultivos. Ahora es el momento de las opciones del seguro que ofrecen cobertura frente a la sequía, un fenómeno que, de forma más o menos severa, se ha venido repitiendo hasta representar el riesgo que, junto con los pedriscos, más daños ha generado en la última década en los cultivos herbáceos.

Todos, y sobre todo los productores de estos cultivos, recordamos que en 2017 se registró un encadenamiento de fuertes periodos sin precipitaciones, que, junto con heladas intensas y pedriscos generalizados, resultó en unas indemnizaciones de 230 millones en total en cultivos herbáceos extensivos, con 1,7 millones de hectáreas afectadas. Castilla y León fue, como es habitual cuando hablamos de cultivos herbáceos, la comunidad autónoma más afectada, con una indemnización para esta línea de seguros de casi 160 millones de euros (lo que supone cerca del 70% de la indemnización nacional). La mayor parte correspondió a daños por sequía, en total más de 138 millones de euros, cerca del 90% de lo que registró la comunidad para los cultivos herbáceos extensivos.

En el mismo sentido, en 2019 fue principalmente la sequía, algo más moderada, la que, con sus 77 millones de coste, situó la siniestralidad total del año en estos cultivos en 91 millones. Y de nuevo, Castilla y León ha sido la comunidad más castigada con casi el 65% de total de las indemnizaciones para los herbáceos extensivos.

2018, sin embargo, fue un año de pedrisco con fuertes y reiteradas tormentas que dejaron daños por encima de los 83 millones de euros; y de forma similar, también la siniestralidad de 2020 vino marcada por severas tormentas de granizo, que han elevado la siniestralidad del cultivo a un total de 40 millones de euros, ya abonados en un 85%. Desde el pasado mes de marzo (cada vez en fechas más tempranas) comenzaron a repetirse las tormentas de pedrisco en prácticamente toda España. Respecto a la cosecha 2020, Castilla y León ha sido nuevamente la comunidad autónoma más afectada, hasta alcanzar los 15,4 millones de euros, seguida de Aragón y Castilla-La Mancha, con 7,8 y 5,3 millones, respectivamente. En total, las hectáreas siniestradas superaron las 450.000.

Así, el total nacional abonado a los agricultores en los últimos cuatro años por daños en cultivos herbáceos supera los 440 millones de euros, de los cuales casi el 60% (más de 260 millones de euros) corresponde a la comunidad autónoma de Castilla y León.

Por eso, y con el objetivo de continuar apoyando la contratación del seguro de cultivos herbáceos y a los productores de este sector, Agroseguro concede de nuevo una bonificación del 5% para los agricultores que hayan contratado el seguro (módulos 1 ó 2 en secano) en la anterior cosecha y ahora lo renueven en las condiciones que marca esta línea de seguro. El pasado año, el 70% de los agricultores a nivel nacional que aseguraron su producción de cultivos herbáceos se beneficiaron de esta bonificación, un porcentaje que se eleva a un 80% si nos fijamos en Castilla y León.

El seguro de cultivos herbáceos está absolutamente consolidado en España, siendo el valor de la producción asegurada en los últimos años superior a 3.000 millones de euros. En lo que se refiere a la cosecha anterior, a nivel nacional se suscribieron casi 140.000 pólizas de seguro que dieron cobertura a una superficie de 6,44 millones de hectáreas y a una producción de 20,15 millones de toneladas, con un capital asegurado de 3.667 millones de euros.

Castilla y León es la principal zona productora de cultivos herbáceos extensivos, con más de 53.000 pólizas para la cosecha anterior, cerca de 3 millones de hectáreas aseguradas, una producción de 8,23 millones de toneladas y un capital asegurado que supera los 1.480 millones de euros. Todo esto significa que en torno al 40% del volumen nacional de este seguro, recae sobre esta comunidad autónoma.

Por último, hay que destacar que, en la actualidad, los plazos de Agroseguro para el abono de las indemnizaciones se reducen, de media, a 30 días desde la tasación por parte del perito, de forma que, frecuentemente, el agricultor recibe el ingreso antes del periodo en que hubieran recibido el pago por su producción de no haber sufrido siniestro.

Y es que no debemos olvidar que el sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece cobertura al sector agrario frente a los daños causados en las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza. Las condiciones climáticas extremas y cambiantes y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas ponen de manifiesto la conveniencia de proteger las explotaciones con un seguro agrario que permita hacer frente a estas situaciones, y ayude a nuestros agricultores a afrontar el futuro con mayor seguridad.

Sección: