Agronews Castilla y León

 

  • El 56% de las muestras tomadas en la comarca de Tierra de Campos son aguas aptas para el consumo y el 44% del total son aguas no aptas para el consumo humano
  • El 29% de las muestras recogidas en la comarca de Vegas Altas del Guadiana son aptas, mientras que el 71% han resultado no aptas, con un riesgo moderado

La Confederación de Centros de Desarrollo Rural – COCEDER siguiendo con su compromiso de fomentar la calidad ambiental de los territorios en los que se encuentra presente, ha desarrollado el Programa de Investigación Científico-Técnica, de carácter medioambiental, con apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, y que se ha centrado en la calidad de las aguas subterráneas.

La investigación se ha centrado mayormente en la posible contaminación del agua por las prácticas agrícolas insostenibles, lo que plantea una grave amenaza para la salud humana y del resto de los seres vivos del planeta, a través del muestreo en dos de las comarcas de actuación de COCEDER. La comarca de Tierra de Campos, en Castilla y León (Valladolid y Palencia), y la Comarca de Vegas Altas del Guadiana, en Extremadura (Badajoz).

En total, se han analizado 25 puntos, siendo en la mayoría de los casos, pozos de la zona, aunque también alguna acequia, y agua procedente de manantiales o fuentes naturales. Asimismo, y para conocer más sobre los productos empleados y las prácticas agrícolas, se han realizaron una serie de encuestas, a los propios agricultores, con tierras de labor cercanas a los puntos de muestreo. Tras esta labor de investigación se obtuvieron las siguientes conclusiones: 

  • El 56% de las muestras tomadas en la comarca de Tierra de Campos sobre un total de 18, se trataba de aguas aptas para el consumo humano, siendo el 45% de estas (10) aguas totalmente aptas y el 11% (2) aptas, pero con algún incumplimiento menor de los límites. Por lo tanto, el 44% (8) eran no aguas aptas, siendo el 11% (2) aguas con riesgo alto para la salud humana, y el 33 % (6) aguas no aptas con un riesgo moderado.
  • En la comarca Vegas Altas del Guadiana, se tomaron un total de 7 muestras, de las cuales, 2, es decir, el 29% resultaron ser totalmente aptas para el consumo humano, y 5, el 71% no aptas para el consumo humano con un riesgo moderado, generalmente por la presencia elevada de nitratos (superando lo 50mg/litro marcados por la regulación para aguas de consumo humano)

De estos resultados se desprende la necesidad de una regulación más exigente, así como un incremento en el control de las aguas mediante muestreos periódicos, que asegure la calidad de las aguas subterráneas, y haga sostenible su cultivo a medio y largo plazo.

Por otro lado, estos contaminantes pueden transmitirse también a los animales salvajes como conejos, liebres, aves, pequeños roedores, etc. y pasar a depredadores de mayor tamaño como lobos, acumulándose en la cadena trófica, o directamente a la propia ganadería (vacas, ovejas, etc.), y que igualmente las personas ingerimos, ya sea directamente, o a través de la leche o productos derivados, pudiendo causar daños severos en la salud a medio o largo plazo, especialmente en grupos de riesgo para estos contaminantes como las embarazadas.

Para tratar de contribuir al control y al fomento de las buenas prácticas en el sector agroganadero, COCECER, informará y hará llegar el informe completo a los agricultores y ganaderos de las zonas de estudio para que sean conscientes de las características de “sus aguas”, y puedan adaptar sus prácticas a las características de las mismas.