Agronews Castilla y León

 

  • La organización alega que la reducción de los cupos anuales de caza de lobos en las comarcas situadas al Norte del Duero, han pasado de 40 a 29 en la actualidad, agravan la situación con el incremento de ataques

 

  • Las ayudas de la Junta de Castilla y León por los daños del lobo están condicionadas a tener suscrito un seguro por parte del ganadero que cubra dicha contingencia

La organización COAG-Zamora denuncia, una vez más, la situación de indefensión que para los ganaderos supone el hecho de ver como a diario su explotación sufre bajas por ataque de los lobos, y desde la Administración Autonómica no se toma más medida que la de enviar a un agente medioambiental a levantar acta de campo que certifique la identificación de los animales muertos que presentan indicios de ataque, o bien para informar, que dado el estado de los cadáveres, muchas veces parcialmente comidos por los buitres, no se puede evidenciar que el motivo de la muerte haya sido un ataque de lobos, según explica la organización agraria en un comunicado.

 

COAG-Zamora exige a la Junta de Castilla y León que de "forma inmediata" tome las medidas necesarias para el control de estas poblaciones o manadas que actúan casi a diario, provocando bajas, no solamente en la ganadería de ovino, sino también de terneros incluso de más de seis meses.

 

Por otra parte denuncian que esta problemática, lejos de corregirse, se acrecienta campaña tras campaña. "La Administración, una vez es conocedora de los hechos, y de la reiteración de los daños en la zona, con sus propios medios, debe tomar las medidas de control necesarias para con aquellos lobos especialmente problemáticos con la ganadería, y no adoptar medidas que van en sentido contrario, como la de haber reducido casi en un 30% el cupo anual de caza en las comarcas al Norte del Duero de la provincia, pasando de los 40 de la campaña 2018/2019 a los 29 actualmente establecidos", apunta en el citado documento.

 

Desde la organización agraria alegan que hay explotaciones que sufren a diario las consecuencias de los ataques, con un goteo constante de animales atacados, que o bien mueren en el momento, o sufren tales mordeduras que agonizan en los siguientes días hasta su muerte, bien en la explotación, bien en el campo de no ser localizadas. "Muchos de estos daños aún no son indemnizados al Norte del Duero, pues o bien no se cuenta con un seguro que cubra dicha contingencia, o bien porque los restos se encuentran en tal estado que a juicio de los agentes medioambientales no evidencien el ataque", apuntan desde COAG.

 

Por todo ello, instan a la Junta a no dejar en manos exclusiva de los cotos el control poblacional del lobo mediante la asignación de cupos. "Son insuficientes: 6 asignados actualmente para la Comarca de Sanabria, frente a los 9 con los que tradicionalmente se contaba", especifican. Además añaden que existen situaciones en las que requieren de una intervención inmediata, y es potestad de la Administración ese control poblacional de determinados ejemplares.

Sección: 

Provincias: