Agronews Castilla y León

Ante la propuesta presentada por la Comisión Europea para modificar la normativa de producción y comercialización de los materiales de reproducción vegetal, Red de Semillas y COAG exigen al Parlamento Europeo y al Ministerio de Agricultura que garanticen los derechos de los agricultores para vender sus propias semillas y defiendan su  patrimonio genético.

Esta iniciativa de Bruselas se enmarca en un contexto de control, certificación, sanidad y registro ligado a una producción industrial, burocratizada y deslocalizada y nada favorable a los sistemas agroecológicos de producción, la biodiversidad agrícola, los derechos del agricultor a vender sus propias semillas y a la puesta en marcha de microempresas de semillas de variedades tradicionales.

La nueva reglamentación europea sobre semillas tiene especial importancia en España  ya que el Gobierno tiene contraídos compromisos internacionales relacionados con la conservación y uso de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura que debe respetar y además provoca efectos profundamente negativos para la biodiversidad agrícola, la soberanía alimentaria y el derecho de los agricultores, tal y como planteó la Red de Semillas al Comisario Almunia días antes de la aprobación de la propuesta.

Como respuesta a esta normativa nefasta COAG y Red de Semillas demandan al MAGRAMA y al Parlamento Europeo:

  • El respeto del derecho de los agricultores para utilizar, intercambiar y vender sus propias semillas. Este derecho debe quedar fuera del ámbito de aplicación de esta legislación. Los agricultores que hacen venta directa de semillas como complemento de su actividad deben estar exentos de las mismas exigencias que el resto de operadores.
  • Las microempresas artesanales que producen y comercializan semillas de variedades locales necesitan reglas adaptadas a su actividad, completamente diferente a la que realizan las grandes empresas de semillas de producciones deslocalizadas y distribución kilométrica.
  • Son necesarias reglas adaptadas para el registro de las variedades para la agricultura ecológica y para la agricultura de bajos insumos.
  • Los agricultores y consumidores deben tener la posibilidad de elegir los alimentos que consumen y las plantas que cultivan. Por lo que se demanda transparencia en los métodos de selección utilizados para generar las variedades y la propiedad intelectual que gestiona su uso. Esta información debe constar obligatoriamente en el etiquetado.

Sección: